cortejo


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para cortejo

Ejemplos ?
POPOCATEPETL, al ver aquello, quedó en pie, con los brazos cruzados, a los pies de su amada muerta. Cuando el fúnebre cortejo se retiró, POPOCATEPETL se arrojó sobre el cuerpo anhelado y lo besó llorando.
Tan medroso y triste, tan oscuro y yerto todo se encontraba que pensé un momento: "¡Dios mío, qué solos se quedan los muertos!" De la alta campana la lengua de hierro le dio volteando su adiós lastimero. El luto en las ropas, amigos y deudos cruzaron en fila, formando el cortejo.
El cortejo de clérigos comenzó a desfilar por la empinada escalera, a través de la trampa del suelo, al tiempo que se volvían y hacían gestos amenazadores al desaparecer.
— Por allí marcha con su cortejo, La cabeza llena de plumajes Y de perlas muy finas el cuerpo, Con la luna rendida a sus plantas, Con el sol escondido en el pecho.
El brigadier, acompañado de su Estado Mayor, en traje de parada y llevando en la mano el guión, concurrió á la fiesta que los cochabambinos bautizaron con el nombre del Corpus Triste, En el cortejo oficial iban diez ó doce de los notables de la ciudad, de esos que hoy llamamos oportunistas y que se ex- hibieron, más que por devoción, por miedo á Goyeneche.
"Llegados al bosque, los que formábamos el cortejo hicimos un círculo en torno de un monte de leña donde se abrasaría el muerto y se suicidaría su viuda.
Un cortejo formado por sabios ancianos, TLAMATINIME, TEOPIXQUES, los dedicados a no olvidar nuestra gratitud para la energía creadora, vestidos como la noche y de largas y limpias cabelleras, escoltaban a la virgen inmaculada, llegada de un pueblo muy lejano con el fin de dedicarse a la meditación creadora en la casa de la meditación: TEOCALLI.
Me dijo que no debía desesperarme de ese modo, porque, aunque yo no pudiese ser el marido de Inesilla, podría ser su cortejo, es decir, su amante, y que el lograrlo corría de su cuenta.
Y con esto mi abuelo estuvo enseguida de acuerdo en que se quemase el recibo y el señor lo tiró a la chimenea con su propia mano. Sin embargo, no ardió, sino que voló chimenea arriba con un cortejo de chispas y un ruido de cohete.
Durante mi monólogo, que abrevio bastante, había escuchado idas y venidas en la casa, puertas que se abrían y cerraban, coches que partían; luego me pareció oír en la escalera los pasos ligeros de algunas mujeres que se dirigían hacia el extremo opuesto del corredor. Era probablemente el cortejo de la novia que la acompañaba a la cama.
Recuerdo que aquella mañana formaban el cortejo real los Príncipes de Caserta, el Mariscal Valdespina, la Condesa María Antonieta Volfani, dama de Doña Margarita, el Marqués de Lantana, título de Nápoles, el barón de Valatié, legitimista francés, el Brigadier Adelantado, y mi tío Don Juan Manuel Montenegro.
Indudable-mente que algún día el Ángel de la Muerte me pediría cuentas de semejantes desaguisados, y no terminaba de jurarme a mí mismo que jamás volvería a fijar los ojos en la mujer del prójimo, cuando inopinadamente apareció la esclava de Turey, quien, dirigiéndose a mí, me dijo: "-Mi señora manda a decirte que de acuerdo con las costumbres del país, su difunto marido será quemado en una hoguera, y que ella, como cuadra a una viuda honesta, se precipitará en la hoguera. Díjome también que te diga que le agradaría mucho verte en el cortejo de los que la despidan de esta vida.