crispar

(redireccionado de crispados)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para crispar

contraer

Sinónimos

irritar

Sinónimos para crispar

Ejemplos ?
Dedos nerviosamente crispados habían enredado las madejas de seda, al arrancar, más bien que cortar, las hebras; y más de diez agujas, que se revoloteaban entre blondas y cintas, me picaron los dedos al buscar las tijeras que encontré al fin, y con las que hice un agujero en el centro de una de las rosas esculpidas en el medallón.
¡No querían ellos que se dijese, que se creyese, que se sospechase, si venderían de vez en cuando su buen gusto, su sana crítica, su brillante sátira, sus delicados nervios (crispados continuamente contra las tonterías) por el plato de lentejas que pudiera ofrecerles la pingüe renta de Rafael!...
Al pie del áspero muro, inmoble en la sombra está, contemplando las ventanas con desesperado afán, torvo el semblante y lloroso, sin apenas alentar, el triste y burlado Ibáñez en insufrible ansiedad, Crispados tiene los puños, desencajada la faz, y el cuerpo todo acosado de una convulsión mortal.
Se vuelven a sentar; con los puños crispados piensan en los que llegan y el reposo les quitan, y bajo los mentones secos y desmedrados los racimos de amígdalas se inflaman y se agitan.
Contempla al hijo de Venus cómo lleva la aljaba invertida, rotos los arcos y extintas las antorchas; mírale avanzar, digno de lástima, con las alas caídas, y de qué modo se golpea el pecho con los crispados puños; sus cabellos, esparcidos por la cara, se bañan de lágrimas, y su boca prorrumpe en violentos sollozos.
La luz se apagó, se encendió y tornó a apagarse, sin que lograra reposarse una sola idea normal en el cerebro de Guillermo Grant, y sin que los dedos crispados de este hombre abandonaran un instante el gatillo.
Ya la presea estaba en su poder; sus dedos crispados la oprimían con una fuerza sobrenatural; sólo restaba huir, huir con ella; pero para esto era preciso abrir los ojos, y Pedro tenía miedo de ver, de ver la imagen, de ver los reyes de las sepulturas, los demonios de las cornisas, los endriagos de los capiteles, las fajas de sombras y los rayos de luz que, semejantes a blancos y gigantescos fantasmas, se movían lentamente en el fondo de las naves, pobladas de rumores temerosos y extraños.
Desde ese año, que hasta en sus últimos estertores y en su negro despecho, dibujó la fiereza y levantó puños crispados en contra de los ecuatorianos, llevamos el colapso de un luto que embargó a la Patria, como consecuencia de una dolorosa tragedia.
Aislado, el hombre se vuelve hombre verdaderamente. Ante la paz de los campos y el silencio puro de las noches, cae de nuestros rostros crispados la mueca ciudadana.
Su arma terrible es la inmovilidad. Es que el mundo descansa sobre los músculos crispados de los miserables. Y los miserables son muchos; cincuenta mil cariátides humanas que se retiran no es nada todavía.
-había rugido antes de perder nuevamente el movimiento. Y quedó con los puños crispados en ademán amenazador. La anciana se santiguó; cogió el libro de oraciones y dirigiéndose hacia la puerta, dijo al paso a la Comendadora, después de alzar una mano al cielo con dolorosa solemnidad: -Señora..., ¡Dios lo quiere!
Entonces llegó rápidamente a la desesperación, viendo a todas horas los dedos finos y crispados de la señorita Gamard prestos a clavarse en su corazón.