cueva

(redireccionado de cuevas)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para cueva

sótano

Sinónimos para cueva

Ejemplos ?
Asombrados miraban a su rededor y trataban de explorarlo, sin embargo, de modo natural terminaban mirando al espacio como si supieran que de allá habían caído. Entre todos levantaron al pedernal y lo colocaron frente a las siete cuevas.
Entonces los hijos del pedernal dieron gracias a su abuela, la vida, TONACACIHUATL, TONANTZIN NONANTZIN, TOCI, por los dones recibidos y llevaron a los pequeños hasta el inanimado pedernal que yacía a las puertas de las siete cuevas y se los presentaron humildemente.
Por esas capas de la tierra es por donde se sabe cómo ha vivido el hombre, porque en cada una hay enterrados huesos de él, y restos de los animales y árboles de aquella edad, y vasos y hachas; y comparando las capas de un lugar con las de otro se ve que los hombres viven en todas partes casi del mismo modo en cada edad de la tierra: sólo que la tierra tarda mucho en pasar de una edad a otra, y en echarse una capa nueva, y así sucede lo de los romanos y los bretones de Inglaterra en tiempo de Julio César, que cuando los romanos tenían palacios de mármol con estatuas de oro, y usaban trajes de lana muy fina, la gente de Bretaña vivía en cuevas...
Y los hombres, salidos de sus cuevas fueron maravillados hasta la antigua ciudad para bañar sus cuerpos y sus mentes con aquella celeste energía.
Sacamos de plano a todas esas mutuales, cuevas financieras, que les chupaban la sangre a los jubilados en cuotas interminables y les dimos una tarjeta propia.
Eso es lo que se llama «edad de piedra», cuando los hombres vivían casi desnudos, o vestidos de pieles, peleando con las fieras del bosque, escondidos en las cuevas de la montaña, sin saber que en el mundo había cobre ni hierro allá en los tiempos que llaman «paleolíticos»:-¡palabra larga esta de «paleolíticos»!
Entonces los hombres vivían en las cuevas de la montaña, donde las fieras no podían subir, o se abrían un agujero en la tierra, y le tapaban la entrada con una puerta de ramas de árbol; o hacían con ramas un techo donde la roca estaba como abierta en dos; o clavaban en el suelo tres palos en pico, y los forraban con las pieles de los animales que cazaban: grandes eran entonces los animales, grandes como montes.
Esta era otra de sus voluntades y como por la región de las siete cuevas, CHICOMOZTOC, andaban unos desventurados y pobres hombres que criaban garzas y utilizaban los blancos plumajes de ellas como símbolos de su humildad, HUITZILOPOCHTLI les puso el ojo y los seleccionó: Serían sus MACEHUALES, sus elegidos.
No quedó en el matadero ni un solo ratón vivo de muchos millares que allí tenían albergue. Todos murieron o de hambre o ahogados en sus cuevas por la incesante lluvia.
Cuentan que al oír tan desaforados gritos las últimas ratas que agonizaban de hambre en sus cuevas, se reanimaron y echaron a correr desatentadas conociendo que volvían a aquellos lugares la acostumbrada alegría y la algazara precursora de abundancia.
237, apreciamos un juicio de valor sobre la cultura de los indígenas, a quienes se les juzgaba como fieras salvajes, las cual no tenían ningún grado de desarrollo y que fueron civilizadas por Occidente y el cristianismo. :::: “Los sacó (a los indígenas) de sus cuevas: los indujo (Fr.
La danza que acabas de ver era la danza del violín; la que ahora estamos bailando es la danza de los buenos salvajes y aunque parezca que nos estamos divirtiendo, en el fondo sentimos mucho desasosiego pensando en contar con el tiempo suficiente para escondernos de los terribles y monstruosos vampiros humanos que salen de sus cuevas cuando nuestro verdecino rey se encierra en su hermética cortina de acero inoxidable que le proporciona la noche.