cuidar

(redireccionado de cuidaré)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para cuidar

atender

Sinónimos

  • atender
  • velar por
  • mirar por
  • vigilar
  • encargarse de
  • estar alerta
  • estar en todo
  • no perder de vista

asistir

Sinónimos

Antónimos

guardar

Sinónimos para cuidar

meditar

Ejemplos ?
Pasad a la capilla y arrodillaos ante la cruz. Me cuidaré de vuestra hambre, pero sólo podréis hacer una comida frugal, la que corresponde a un ermitaño.
Ea, toma el látigo y las lustrosas riendas, y me pondré a tu lado para combatir; o encárgate tú de pelear, y yo me cuidaré de los caballos.
La educaremos muy bien, evitando cuidadosamente que deposite su ingenua confianza en quien no lo merezca. Yo cuidaré de ello. Al final de cada frase mi tía bajaba la cabeza, como si los recuerdos la persiguieran y el no explayarse sobre ellos le costara grandes esfuerzos.
Al fin, como quien despierta de un sueño que le acosó, así don Enrique habló, con trémula voz incierta: «Mucho te amé, bella Inés; mucho te amo, mas perdona que no pueda mi corona rendir amante a tus pies. »Casado estoy, en verdad, y de mi cetro en honor, no cuidaré de tu amor, sí de tu seguridad.
La hechicera le dijo entonces deponiendo su enojo: -Si es así como dices, coge cuanto ruiponche quieras, pero con una condición: tienes que entregarme el hijo que dé a luz tu mujer. Nada le faltará, y le cuidaré como si fuera su madre.
qué hace, pasta de cruz, cebo de cuervos. Me cuidaré de que ya Júpiter contigo iracundo esté, y a ese que a ti no te da órdenes. Así me sacie yo de pan, que esto al conliberto mío yo regalo, de lo contrario yo a ti ahora mismo te habría respondido.
Bien que te veré en público, rata, o mejor dicho, tubérculo: ni para arriba ni para abajo crezco si al dueño tuyo en una hoja de ruda no meto; y tampoco a ti te perdonaré, aunque por Hércules a Júpiter Olimpio clames. Me cuidaré de que lejos queden tu pelo este + besal + y tu dueño de dos ases.
Al otro día llevé a don Toribio Luzuriaga mi carta para el padre de don Luis, en que le daba cuenta de las últimas voluntades éste. Se la presenté abierta y él me contestó: Esta bien, déjemela usted, yo cuidaré de enviarla.
Lo que quiero decirte es que no debes olvidarme nunca, pues yo nunca te olvidaré a ti y cuidaré mucho de tu madre, Davy, como nunca te he cuidado a ti, y no la abandonaré.
Muchas son las causas de mi temor; eres astuta, maestra en artificios, y sientes que tu esposo haya abandonado tu lecho; sé que profieres amenazas, según dicen, y que no disimulas tu propósito de vengarte de mí por haber casado a mi hija, y del esposo y de la esposa. Cuidaré, pues, de que no suceda.
Dios me bendecirá a causa de él.» El campesino esperó a que Fatal terminara sus oraciones y le dijo: -Mi pequeño amigo, ¿quieres guardar mis ovejas? Te daré de comer y cuidaré de ti.
Bien que vendrás a mis dientes: o no me conozco o no te reirás de mí, aunque tengas la barba de oro. De que Atana (¿Atenea?) contigo iracunda esté me cuidaré, y el que primero te dijo +"Ven aquí"+.