Ejemplos ?
Me acerqué y primero del pie las plantas mojé, hasta la corva luego, y no con ello contenta, me desciño y mis suaves vestiduras impongo a un sauce curvo y desnuda me sumerjo en las aguas.
Despiertan la cabaña y la alquería; del humo del hogar al cielo sube la doméstica nube, y la vista recrea el afanar del laborioso día: ya el labrador empuña el curvo arado, y alegre con la idea de la futura henchida troje, rompe el seno inculto del fecundo suelo, poniendo la esperanza y el cuidado en el labrado surco y en el cielo; se abre el redil y saltan las ovejas y vanse por el campo derramadas la tierna grama que mojó el rocío paciendo regaladas.
El mísero casucho y la soberbia granja ostentan igual fausto, bermejo al par que blondo; Y entre plomizas nubes aurina y crespa franja Corta de Oriente a Ocaso el curvo y zarco fondo.
La demora tarda de vuestra mente se aparte; juntas id, seguidme a la frigia casa de Cibebe, a los frigios bosques de la diosa, 20 donde de los címbalos suena la voz, donde los tímpanos rugen, donde el flautista frigio canta grave con su curvo cálamo, donde sus cabezas las Ménades con fuerza sacuden, de hiedra ornadas, donde los sacrificios santos con agudos alaridos hacen, donde acostumbraba a revolotear aquella de la diosa errante cohorte, 25 adonde a nosotras honra apresurarnos con agitados tripudios.” Una vez que esto a sus acompañantes Atis cantó, bastarda mujer, el tiaso de repente en sus lenguas trepidantes aúlla, el leve tímpano remuge, los cavos címbalos resuenan.
Apenas comenzamos la lectura de este poeta, el corazón se nos pone al paso, al paso lento con que van por el zodíaco las bestias siderales; al paso germinal con que la semilla asciende so la gleba; al paso con que se hincha y se afloja en las mareas el pecho curvo del mar.
Bajó el águila azulada de la sierra, y le devoró uno de los ojos, el que miraba al cielo. Limpióse el pico curvo en la lana tenue, lanzó una nota estridente y remontóse de nuevo a los picachos.
Y mientras el agua pronta a hervir dejaba escapar el runrún que precede de la ebullición, la abuela con las manos cruzadas en el regazo seguía con la vista las tenues volutas de vapor que empezaban a escaparse por el curvo pico de la tetera.
Yo veía a Celinita en la platea, y me encantaba contemplarla, recreándome en el precioso conjunto que hacía su cara juvenil, muy espolvoreada de polvos de arroz como un dulce fino de azúcar; su artístico peinado, con un caprichoso lazo rosa prendido a la izquierda; su corpiño de «velo» crema, alto de cuello, según se estila, que dibujaba con pudor y atrevimiento la doble redondez del seno casto; pero cuando saltaba con la imaginación un lustro y me figuraba a la misma Celinita ajada por el matrimonio y la maternidad, con aquel pecho, tan curvo ahora...
Moneda espiritual en que se fragua todo lo que sufriste: la piragua prisionera, el azoro de tus crías, el sollozar de tus mitologías, la Malinche, los ídolos a nado, y por encima, haberte desatado del pecho curvo de la emperatriz como del pecho de una codorniz.
5 Todo el orbe lustrado (¿pues quién sorprender pueda los hurtos de Júpiter?), prófugo, su patria y la ira de su padre evita el Agenórida, y de Febo los oráculos suplicante consulta, y cuál sea la tierra que ha de habitar requiere: “Una res”, Febo dice, “a tu encuentro saldrá en unos solitarios campos, 10 sin haber sufrido ningún yugo, y de curvo arado inmune.
En seguida sacudió con su curvo hocico los venablos, de sangre teñidos, y a él, tembloroso y la seguridad buscando, el sangriento jabalí le sigue y enteros bajo la ingle los dientes 715 le hunde y en la rubia arena, moribundo, lo dejó tendido.
El curvo sobrecejo de Apolo era como el orbe del sol creciente sobre un monte al amanecer, y sus pies eran como las alas de la mañana, pero él había sido cruel con Marsias y había dejado a Niobe sin hijos; en los acerados escudos de los ojos de Palas no había habido piedad para Aracne; Hera no tuvo en verdad más cosa noble que su pompa y sus pavones, y el propio Padre de los Dioses había sido demasiado aficionado a las hijas de los hombres.