daga


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para daga

cuchillo

Ejemplos ?
-Tal vez, desde esta altura podré orientarme para seguir mis pesquisas a través de ese confuso laberinto -exclamó, trepando de peña en peña con la ayuda de su daga.
Y es que en el caso presente los destellos del rango imperial ceden bajo el certero encanto de este nombre: Eugenia de Montijo, tan fino, tan castizo, tan reverberante que parece una daga de Toledo.
De Gallardo a Unamuno (contiene Gallardo y su tiempo; Silvela o la daga Florentina; Valera, humanista; Angel Ganivet; Emilia Pardo Bazán; Un gran Hispanista, Alfredo Morel Fatio; El condenado por desconfiado; Lo popular y lo erudito; Castelar; Fernando VII o la fuerza del sino; Paz en la guerra y los novelistas de las guerras civiles; El caso de Blasco Ibáñez; Baroja y su galería novelesca) (1928).
En- tonces contestó al cartel de Robles diciéndole que estaba pron- to á salir al campo y darle la satisfacción que fuese justa y que, si oyéndolo no se daba por satisfecho del supuesto agra- vio, se batirían en camisa, con espada y daga.
Cargas de los Encomenderos.- Cargas de los Encomenderos son tener armas, que se entiende caballo y lanza, espada y daga y escopeta; pagar dotrina y diezmo y cierta parte al Corregidor; como por ejemplo al del puerto de Manta le rentan sus indios cada año 963 reales y medio, paga al dotrinero 46 pesos y 6 reales, 38 gallinas y 9 arrobas y media de pescado al Corregidor, 9 pesos de diezmos; que no tienen carga de lanzas los Encomenderos, ni hay encomienda que sea del Rey.
Con ellos entre el rebato del tumulto, partiré; con ellos negociaré que me venguen de un ingrato. Teme la cuchilla airada de Zaén, el bandolero; tiembla, más que de su acero, de esta daga envenenada.
La hizo subir, mas al mirarla a su lado, tan radiante, resplandeciente de belleza, YAPPAN no se contuvo, la abrazó y se olvidó de toda su rectitud, de todo el control de su cuerpo y le dio tantos besos que de inmediato, YAOTL, el enemigo dio un enorme grito de triunfo que resonó hasta los cielos donde TEZCATLIPOCA se encontraba. Y sin esperar más órdenes, YAOTL sacó una enorme daga y de un solo golpe le cortó la cabeza a YAPPAN.
¡Vencido cayó Don Juan! (Vienen a los brazos, cae debajo Don JUAN, saca la daga GARCIA y levanta a dalle una puñalada.) GARCIA .
La daga y brazo levanto, que ardiente furia gobierna; y él, viendo que ya en el suelo ningún remedio le queda, ¡válgame la Virgen!
Alonso volvió la espalda y se dispuso a pasar el quicio de la puerta; mas Ballesteros lo cogió del brazo y le hundió en el pecho la hoja de su daga.
—Probemos, dijo Matasiete y empezó sonriendo a pasar el filo de su daga por la garganta del caído, mientras con la rodilla izquierda le comprimía el pecho y con la siniestra mano le sujetaba por los cabellos.
Matasiete se tiró al punto del caballo, cortóle el garrón de una cuchillada y gambeteando en torno de él con su enorme daga en mano, se la hundió al cabo hasta el puño en la garganta mostrándola en seguida humeante y roja a los espectadores.