danzar


También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para danzar

bailar

Sinónimos

Ejemplos ?
Fumé, quiero creer que cuarta pipa. Sólo recuerdo que al final el cañaveral se puso completamente azul y comenzó a danzar a dos dedos de mis ojos.
Pero es el Dios de la India; un Dios benévolo que viaja en su carro de oro entre el polvo de los caminos aldeanos; un Dios sonriente, que «sobre el ancho mundo hace danzar muerte y vida gemelas»; un «maestro-poeta», que ha hecho de la vida de Tagore «una cosa simple y recta, parecida a una flauta de caña que él sabe llenar de música».
La barca volvió a estremecense, pero esta vez de un modo horrible. El atún estaba bien agarrado y tiraba del sólido gancho, deteniendo la barca, haciéndola danzar locamente sobre las olas.
Todas las damas estaban absortas en la contemplación de su tocado y vestidos con el propósito de tener otros iguales al día siguiente, sí bien dudaban encontrar telas tan bellas y modistas hábiles para hacerlos. El hijo del rey llevola al puesto más distinguido y luego la invitó a danzar.
Y el peregrino anhelaría danzar, estremecido de júbilo, si alrededor suyo hubiese alguien más que siguiese la danza, alguien que secundase a los figurones que ejecutan el paso, el homenaje de los humildes, después de lo oficial y ritual; y el baile del peregrino, por dentro, en su alma conmovida, era lo espontáneo, lo que el pueblo lleva en sus siempre fecundas entrañas...
Cuando los habitantes de esas regiones se enteraron de aquello, llevados por el bullicio de las notas rítmicas que brotaban por cualquier lado, comenzaron a danzar y a danzar y a danzar; horas y horas, sin cansancio, sin fatiga.
Id, bacantes, id, bacantes, y al divino niño Bromio, hijo de un dios, a Dioniso llevad desde los montes de Frigia hasta las calles de Grecia, en que se puede danzar, a Bromio.
-No temas.» Y en oriental estancia, sobre la alfombra de mullida seda y entre aromas de célica fragancia, vi danzar la hurí leda, medio desnudo el seno de alabastro.
Valióse don Diego en esta ocasión del que en el festín asistía (¿quién duda que sería a costa de dineros?), pues apenas calentó con ellos las manos del maestro, cuando vio en las suyas las de la bella Laura el tiempo que duró el danzar una gallarda; mas no le sirvió de más que de arderse con aquella nieve, pues se atrevió a decir: «Señora mía, yo os adoro», cuando la hermosa dama, fingiendo justo impedimento, le dejó y se volvió a su asiento, dando que sospechar a los que miraban y que sentir a don Diego, el cual quedó tan triste como desesperado, pues en lo que quedaba del día no mereció que Laura le favoreciese siquiera con los ojos.
¡¡¡Sambenitón, despierta!!! V Con esta bendita fiebre la luna empieza a tocar su pandereta; y danzar quiere, a la luna, la liebre.
Aquel que sabe danzar en comitiva y reír con la flauta y quitar los cuidados, cuando del vino llega la gala en el banquete de los dioses, y en las fiestas en que se lleva yedra la copa envuelve en sueño a los mortales.
Enrique comenzó a danzar en torno suyo, prendiéndose de su camisa, gritando, pataleando, tratando de mirar sus ojos, de encontrar una respuesta.