declamador

(redireccionado de declamadores)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para declamador

conferenciante

Sinónimos

Ejemplos ?
Demanda libertad la Zorra astuta, y que mueran el hombre y el mastín para que pueda ser más absoluta. Nuestro Gato montés y el Tacuazín son de la libertad declamadores; y todos piden libertad al fin.
Ser Cardenal y estar a la cabeza de los negocios eclesiásticos, era su suerte: volvía a entrar en el gremio, rehabilitaba su memoria, cerraba la boca a los declamadores; pero no lo quiso nunca: su aversión al estado eclesiástico era invencible....
Y levantándose inmediatamente y abrazando a Aper, dijo: «Yo te delataré a los poetas». Mesala le replicó: «Y yo a los anticuarios». «Y yo a vosotros, a los retóricos y declamadores». Riéronse, y nos despedimos.
No cabe pensar esta discusión como una tarea fácil pues todavía muchos de nosotros estamos imbuidos del "mejor que decir es hacer" acuñado en con­traposición con los autoproclamados revolucionarios, declamadores a inope­rantes.
Grandes teatros se abrían para dar cabida a la inspiración de sensibles dramaturgos, declamadores, actores, músicos, bailarines, cantantes, mimos.
Pero estos orgullosos y frívolos declamadores van por todas partes armados de sus funestas paradojas, socavando los cimientos de la fe, debilitando la virtud y sonriendo desdeñosamente al escuchar las antiguas palabras de patria y religión; consagran su talento y su filosofía a destruir y a envilecer todo lo que hay de más sagrado en los hombres.
Otro es el propósito de los declamadores, que no buscan sino el aplauso de la turba, o de aquellos que regalan los oídos de los jóvenes y de los ociosos con la variedad y volubilidad de sus discursos.
onocido como Tomas Romero, "El Poeta del Barro Nuestro" (Según le bautizan al inició de su carrera) Es un Ministro Evangélico interesado en el rescate de los valores culturales de su querido País "El Salvador", además de ser unos de los pocos declamadores reconocidos en su generación.
Entre otras funciones la Glorieta ha servido como: Centro de diversas actividades culturales y políticas. Escenario de declamadores, poetas y músicos.
De esta vena poética, nació en el año de 1.993 el "Encuentro Nacional de Declamadores y Poetas de Chinú", que se realiza durante el mes de Diciembre de cada año; cuyo objetivo ha sido el rescate de la tradicion oral conocida desde el siglo XVIII en nuestro terruño donde hacian gala nuestros primeros poetas realizando tertulias en el antiguo "Camellón", un parque de estilo colonial ubicado al lado de la Iglesia San Francisco de Asís al son de retretas musicales.
Aunque los orígenes del zéjel son medievales, aún sobrevive tanto en el Magreb, en especial en Argelia como en el Levante mediterráneo, fundamentalmente en Líbano y Palestina donde los declamadores profesionales del zéjel puede alcanzar altas cotas de reconocimiento y popularidad.