defraudar

(redireccionado de defraudadas)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para defraudar

estafar

Sinónimos

Sinónimos para defraudar

Ejemplos ?
No de otro modo se inflamó él que en el circo abierto un toro cuando sus aguijadas –las prendas de bermellón– busca con su terrible cuerno y defraudadas siente sus heridas.
Estos niños han nacido viejos. Han heredado el desdén y el escepticismo resignado de tantas generaciones defraudadas y oprimidas.
Todas estas enseñanzas poseen una eficacia maravillosa para remediar los no escasos ni leves males actuales, nacidos en gran parte de esas mismas libertades que, pregonadas con tantos ditirambos, parecían albergar dentro de sí las semillas del bienestar y de la gloria. Estas esperanzas han quedado defraudadas por los hechos.
Y ya casi arrastrada por dos quinquenios la guerra, con tales razones compele al intonsurado Esmínteo: 585 “Oh para mí largamente el más grato de los hijos de mi hermano, quien conmigo pusiste las defraudadas murallas de Troya, ¿acaso cuando estos recintos a punto de caer contemplas, hondo no gimes?
Una crisis familiar fue uno de los resultados del efecto acumulativo de tantas esperanzas defraudadas: cambios de domicilio, continuos viajes, gastos e inversiones sin la compensación adecuada, por no hablar del trabajo, de las largas horas ideando y probando artefactos a menudo peligrosos, arriesgando la propia vida y la de los hijos, colaboradores del padre...
Pero la presencia de la comicidad, las apariencias de gentlemen defraudadas por el mirón y la escena de amor alegre del final, dotan de caracterización psicológica a los personajes.
Si bien el Frente Nacional logró cumplir ese objetivo, con el tiempo también se hizo claro que las esperanzas de cambio que la paz había traído a la población campesina habían sido defraudadas.
Pronto el descontento de los campesinos, que habían visto defraudadas sus esperanzas en el acuerdo bipartidista de 1958, fue asumido en parte por los denominados “Bandoleros” y del otro por los proyectos políticos revolucionarios emergentes, que empezaron a proliferar basándose en la experiencia cubana.
En ese momento precisamente, pese a las promesas de convertir a Colombia en el Japón de Latinoamérica, y a la misma bonanza económica que vivía el país (gracias a los altos precios del café, y ya a los raudales de dinero que entraba con el tráfico de cocaína), las clases medias y bajas vieron defraudadas sus esperanzas en el Gobierno López: un creciente deterioro del poder adquisitivo afecto a los trabajadores, la inflación se salió de cause, y una fuerte recesión afecto los sectores no cafeteros de la economía desde 1975 hasta 1977.
Sus esperanzas de encontrar apoyo en España pronto se vieron defraudadas, ya que Felipe III quería mantener la paz lograda con la Inglaterra de los Estuardos, debido a la mala situación económica y a la práctica destrucción de la flota hispana tras la derrota contra los holandeses en la batalla de Gibraltar.
Años después, Ubbink relataría así su entrevista con Gerstein, que tuvo luger en Berlín en febrero de 1943: Las esperanzas de Gerstein en suscitar por esa vía una reacción de la opinión pública alemana y mundial se vieron defraudadas.
Hubo momentos en que parecía que la opinión pública iba en efecto a romper el círculo político oligárquico, como cuando se implantó el sufragio universal (1890), en la crisis colonial (1898) o en la última etapa del período, cuando se descomponían los partidos del turno, pero todas las esperanzas quedaron defraudadas.