dejo


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para dejo

Ejemplos ?
Al punto, yo, tras sus huellas me lanzo; reconozco algunas: otras me desconciertan; no puedo saber de quien son. A punto vienes: como siempre en el pasado, también en lo futuro por tu mano me dejo llevar.
De cuando en cuando me manda arguna que otra cónsula ofreciéndome el oro y el moro si dejo a Joseíto; pero yo no quiero que Joseíto sepa esto, porque como tiée el genio tan súpito y le tiée tantísimas ganas al Alpargatero...
Yo no me voy del pueblo; yo no dejo a mi madre ni manque me lleves en un automóvil; bien te lo dije antes de que nos casáramos, y si a la fuerza me llevaras contigo cien veces, otras cien yo te cogería las vueltas y otras cien me volvería.
Pero no quiero dar con una larga estancia nuevos pretextos a la agitación de los espíritus, tan turbados en estos momentos. Dejo pues, a Chambord, que me habéis regalado, y cuyo nombre he llevado con orgullo durante cuarenta años de destierro.
No es cuestión de insistir. Simplemente dejo sentado ahora que hay dos revisionismos. El que se orienta a hacer una nueva historia por el gusto o necesidad de una notoriedad que aunque fugaz es – diría – redituable y el que tiene por base el alcanzar la verdad que encierran los procesos con metodología inspirada en una sana crítica.
Así dijo su Palabra, cuando ellos ordenaron. Y entonces Brujo del Envoltorio dejó el signo de su existencia. “He aquí el recuerdo mío que o? dejo. He aquí vuestra Fuerza.
La Italia, acordándose que fue madre de los romanos, ha producido a Dante, a Galileo, a Miguel Ángel, a Cristóbal Colón, a Filangieri y a Becaria; la Inglaterra, a Shakespeare, a Bacon, a Newton; la Alemania, aquella Alemania, bárbara e inculta, cual nos la dio a conocer Tácito, es una fuente fecunda de ideas valientes, de erudición profunda, de crítica eminente; y la Francia, colocada como centinela avanzada del mundo intelectual, no permite que una sola idea se pierda o desvirtúe, de cuantas emiten los hombres de todos los climas, en todos los idiomas. Yo busco un español que colocar al lado de los que dejo nombrados, y no le encuentro.
¡Tiene un caserón que qué bárbaro! ¡ Cinco carrazos! Y una pachochiza que... ¡Dejo este mugre trabajo! -¡Que suerte la tuya! -Peor es nada...
¡Juega! Por esa marmaja voy las veces que quiera. - ¿Y cuánto te dejo tu abuelo de herencia? - Poco... menos de los que esperaba.
Sócrates: Y si es cierto que los dioses tienen diferencias entre sí sobre cualquiera cosa, ¿no es preciso que recaigan necesariamente sobre alguna de las mismas que dejo expresadas?
Ahogado en profecías obscenas me sacudo el aire y dejo que circulen las esporas corroyendo el cuento de las brujas que murieron de tristeza por el príncipe que las dejó tendidas en las promesas de una noche esbelta.
-Hombre, si usté me promete dejársela dar como si estuviera lisiao... -Sí, que me la dejo dar, compadre. ¿Usté sabe lo que me acaba de pasar?