Ejemplos ?
al hacer un emboque uno de los jugadores; abriéndonos paso a través de la batería formada por los pellejos de vino, barriles y cacharros que sobre un carro, debajo y a los lados de él, a la sombra de un castaño, son la delicia de los bebedores...
Cuando oía asegurar que la satisfacción del bien obrar no -es un placer intenso, se sonreía con voluptuosa delicia llena de misterio.
Como vivo y elocuente testimonio de la exactitud de mis ponderaciones, ahí está, entre las dos Alamedas, en frente del antiguo Reganche, y cada día más frondoso, más cultivado, más pulido, más bello, el famoso jardín, o salón de Bailes de Campo, delicia de los madrileños, y asombro de los castellanos de Amusco y Becerril, que nos visitan durante la estación de los baños de mar.
Para Edgard no existían, puesto que no llegaban a afectar sus sentidos, aquellos sentidos delicadísimos, exigentes, que reclamaban sólo la impresión placentera, la delicia y la miel del goce humano...
Todos oían el himno de los astros que descubrió Pitágoras; sólo él, Aquiles Zurita, estaba privado, por sordera intelectual, de saborear aquella delicia; pero en compensación tenía el consuelo de gozar con la fe de creer que los demás oían los cánticos celestes.
En mí veían mis compañeros de mesa al quintaesenciado y nervioso que no concilia el sueño sin torturar antes a un ser humano. ¡Delicia soberana!
Si por epílogo había bofetadas, retemejor. Precisamente el esgrimir los puños era, como se habrá observado, su gran delicia. De ordinario usaba un lenguaje especialísimo, un caló, digámoslo así, que en nada se parecía al de los demás marinos de la tierra, entre quienes es cosa corriente aplicar a todo el tecnicismo náutico.
La norteamericana había olvidado su sangrienta ración de carne semicruda y no comía más que buñuelos, naranjas, churros, bocas y boquerones. ¡Ah, las bocas! ¡Qué delicia! Y el marido protestaba: -Gladys, sois estúpida...
arde de lluvia en que se agravan Al par que una íntima tristeza Un desdén manso de las cosas Y una emoción sutil y contrita que reza. Noble delicia desdeñar Con un desdén que no se mide, Bajo el equívoco nublado: Alba que se insinúa, tarde que se despide.
De dos en dos se balanceaban en equilibrio sobre las abultadas gotas de rocío, depositadas sobre las hojas y los tallos de hierba; a veces, una de las gotitas caía al suelo por entre las largas hierbas, y el incidente provocaba grandes risas y alboroto entre los minúsculos personajes. ¡Qué delicia!
- ¡Claro! Esa melodía me recuerda mi temporada de vacaciones en la Costa Azul. ¡Qué delicia! - Es usted encantadora. Y se deshacía bailando.
Hidrografía (Ríos, Lagos ..) La hidrografía del cantón está formada 19 fuentes, siendo el más significativo el río Las Lajas que forma parte de la cuenca del Puyango como su afluente, además existen las siguientes quebradas, que adquieren importancia en invierno al canalizar las aguas superficiales y forman reservorios naturales para la época seca, entre las más importantes se puede señalar las siguientes: Trapasola, Cañas, Zapotes, La Delicia, Boca Limpio, Poma Rosa, Morales, San Luís, El Achiote, El Tigre.