desconsolado

(redireccionado de desconsolada)
También se encuentra en: Diccionario.
  • adjetivo

Sinónimos para desconsolado

Ejemplos ?
Una noche más lloró la muchacha, y de nuevo apareció el grotesco enano: "¿Qué me darás a cambio de solucionar tu problema?" Preguntó, saltando, a la chica. "No tengo más joyas que ofrecerte," y pensando que esta vez estaba perdida, gimió desconsolada.
ecía un día el gran filósofo Citofilo a un dama desconsolada, y que tenía sobrado motivo para estarlo: Señora, la reina de Inglaterra, hija del gran Enrique IV, no fue menos desgraciada que vos; la echaron de su reino, se vió a pique de perecer en el Océano en un naufragio, y presenció la muerte del rey su esposo en un patíbulo.
En vano a su confesor pidió remedio o consejo para aliviar su dolor, que mal se cura el amor con las palabras de un viejo. En vano a Iván acudía, llorosa y desconsolada; el padre no respondía, que la lengua le tenía su propia deshonra atada.
Con este testimonio regresó a España, abrazando a su desconsolada familia y encontrando a su hermano Rodrigo ascendido a alférez.
El rey ponía el grito en el cielo y a cada momento se sentía peor. La reina madre estaba tan desconsolada, que se la podía ahogar con un cabello.
Porque la madre del chico, deplorando la fatal muerte de su hijo, desconsolada y sollozando, vestida de negro, arrancándose con ambas manos sus cabellos blancos cubiertos de ceniza, entró precipitadamente en mi cuadra, golpeándose reciamente la cara y el pecho.
Pudiéramos contar a este propósito la historia de una pobre y hermosa perra de ganadero preñada, sin duda abandonada por su dueño, que llamaba la atención hace tres años en Sevilla, cuyas calles recorría triste, angustiada y abatida, como buscando amparo, y pidiéndolo en la expresión lánguida y desconsolada de sus ojos y de su continente.
Tome usted, señora -dijo poniendo el oro en la mano de la desconsolada madre-; que parta inmediatamente su hijo de usted, y que lo haga descuidado, pues mientras no escriba su llegada, no faltará a ustedes el pan de cada día.
Cuando el general fue a América, su asistente se separó de él con gran sentimiento de ambos, para venir a Chiclana, su pueblo, a casarse con su novia, que hacía quince años le aguardaba con una constancia muy común en España. A los pocos años murió de un tabardillo o insolación, dejando a su desconsolada mujer un niño.
Veamos lo que continúa vaticinando acerca de la Iglesia: «Alégrate -dice- estéril, la que no das a luz; regocíjate y da voces de contento, la que no concebías, porque, dice el Señor, han de ser más los hijos qué ha de tener la que está sola y desconsolada que la que tenía esposo.
¿Dónde el sonido Del escudo batido? ¿Do de Carril la lira delicada, Las fiestas de las conchas y tu llanto, Moina desconsolada? Blando el eco repite Segunda vez el nombre de Malvina Y el de su dulce Óscar: tiernos se amaron, Gime en su losa de la noche el viento, Y repite sus nombres que pasaron.
(A ver dónde...) Y solo leía informaciones distintas. LA GUERRA A PUNTO DE ESTALLAR. HUELGA EN LA DESCONSOLADA. (No entiendo) TERRIBLE ROBO Y ASALTO EN LA PENITENCIARIA.