desdicha

(redireccionado de desdichas)
También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con desdichas: desdichado, congoja, notorio
  • sustantivo

Sinónimos para desdicha

Ejemplos ?
Yo he conocido, yo he amado, yo he consolado, yo he redimido, yo he salvado de entre las olas de las pasiones y las desdichas, náufrago y agonizante, a ese grande hombre, como vos decis, a ese infortunado y ciego mortal, como yo le llamo; olvidado ayer de Dios y de sí mismo, hoy cercano a la suprema felicidad!...
La divina justicia, después de habernos prevenido y avisado misericordiosamente del castigo, nos amenaza con la más trágica ruina, si desde luego no nos determinamos a reformar nuestros desórdenes y vicios, que son las fuentes de tantos males y desdichas.
En esta casa y al son de esta música sonora, que en quien la habita supone placer, opulencia y gloria, a lentos pasos un hombre que las desdichas agobian, en el portal penetrando a la cancela se asoma.
Prendiéronle, en fin; y a mí, como a ocasión del estrago, viendo que el que queda muerto era don Diego de Castro, mi primo, en tu noble casa, señora, depositaron mi persona y mis desdichas, donde en un punto me hallo..
Lo que después acá a los dos ha sucedido requiere para más tiempo otra sazón y coyuntura, y otra lengua no tan turbada como la mía; baste deciros por ahora que, después de varios y estraños acontecimientos, y después de mil perdidas esperanzas de alcanzar remedio de nuestras desdichas...
Y, aunque las desventuras y tristes acontecimientos suelen mudar las condiciones y aniquilar los ánimos valerosos, no ha sido así con el verdugo de mis buenas esperanzas; porque, con más valor y entereza que buenamente decirse puede, ha pasado el naufragio de sus desdichas y los encuentros de mis ardientes cuanto honestas importunaciones; en lo cual se verifica que mudan el cielo, y no las costumbres, los que en ellas tal vez hicieron asiento.
Ya podéis pensar en qué estado estaría la princesa cuando sacaban a ahorcar a su amante; yo la iba a ver con frecuencia cuando estaba ella en la cárcel, y siempre me hablaba de sus desdichas.
En ninguna edad ni en algún suceso han faltado hombres destas costumbres: dícenlo las desdichas y afrentas de las monarquías, que no sucedieran si ellos faltaran.
Por fin, tras largo silencio, aquel triste objeto caro iba a apartar de Genaro movido de compasión, cuando él, del sillón de cuero alzándose de repente exclamó con voz potente y acento de inspiración: «¡Ea!, ya luce mi estrella de bienandanza y de gloria; iluminado por ella seguro de hoy más iré: no habrá mar que se me oponga, no habrá sima que me espante, marcharé siempre adelante con las alas de mi fe. »Sí, dichosa Valentina, ya no hay desdichas que tema: en esta noche suprema sopló tu espíritu en mí.
Mira: cuando las miserias y desdichas tienen larga la corriente y son continuas, o se acaban presto, con la muerte, o la continuación dellas hace un hábito y costumbre en padecellas, que suele en su mayor rigor servir de alivio; mas, cuando de la suerte desdichada y calamitosa, sin pensarlo y de improviso, se sale a gozar de otra suerte próspera, venturosa y alegre, y de allí a poco se vuelve a padecer la suerte primera y a los primeros trabajos y desdichas, es un dolor tan riguroso que si no acaba la vida, es por atormentarla más viviendo.
Entonces dijo a su hijo quien lloroso lo miraba: -Hijo mío muy amado, a dónde te llevaré para salvarte. Aquí va a ser el último día de mis desdichas y me es forzoso partir de esta vida.
Desdichada de aquella -respondió ella- a quien se la da el cielo para mayor desgracia suya; pero, señor, no es tiempo éste de alabar hermosuras, sino de remediar desdichas.