desear


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con desear: llevar, quedar
  • all
  • verbo

Sinónimos para desear

aspirar a

Sinónimos

Sinónimos para desear

Ejemplos ?
-Pues bien, continuó Sócrates, ¿no es amar lo que no se está seguro de poseer, lo que no se posee todavía, el desear tenerlo en el porvenir como lo que actualmente se posee?
Pero después de todo lo que hemos convenido es necesario unir al deseo de lo bueno el deseo de la inmortalidad, puesto que el amor consiste en desear que lo bueno nos pertenezca siempre.
Yo me atrevería a desear que el velo del espacio ocultase aun a los ojos del otro hemisferio la existencia del que habitamos; y que para otras edades más remotas hubiese quedado reservado su descubrimiento.
Esta tarjeta de identidad podrá llevar, además de la firma o las huellas digitales, o las dos, cualquier otra indicación que las Partes en conflicto puedan desear añadir por lo que respecta a las personas pertenecientes a sus fuerzas armadas.
Hartos pues, de tanta sequía, de tanto desear agua y sufrir el calorón, se reunió toda la animalidad de aquellos llanos y sierras en un claro del bosque cercano que sucumbía de marchitez y entonces decidieron que para remediar su situación debía seleccionarse a alguno de ellos con el propósito de pedir que TLALOCTLI cayera.
El alma del sabio es como la del mundo superior de la luna, donde siempre hay serenidad. Aquí tienes, pues, un motivo para desear la sabiduría: que al sabio no le falta ni un solo instante la alegría.
Entonces, en este caso, como en cualquier otro, quienquiera que desee, desea lo que no está seguro de poseer en aquel momento, lo que no posee, lo que no tiene y lo que le falta. Esto es lo que es desear y amar.
En fin, reducido a la desesperación, me ha encomendado el asunto. — ¿Y quién puede desear —dijo Dupin, arrojando una espesa bocanada de humo—, o siquiera imaginar, un oyente mas sagaz que usted?
Si el hombre más presumido de su acierto, a ruego de su conciencia, paseara alguna vez la verdad por los tránsitos de su vida y por los claustros de su espíritu, hallará que ha sido ruina de su alma cuanto por sí ha fabricado en ella, y contará en su salud tantos portillos como edificios. No sabe desear, y arrojarse a pedir, es delito espiritual; es necedad humana.
El marido pensó que su mujer tenía razón, y cenaron alegremente, sin volver a preocuparse por las cosas que habrían podido desear.
Ponen toda su conveniencia en el alimento, son tiranizados de la comodidad, y su diligencia no sale de pretender agradar con las galas la vista ajena, y con las golosinas la propia boca. Conténtase con desear mal, porque lo pueden hacer en la cama y en la mesa.
Paréceme que veo tu ánimo, y que, encendido en cólera, te aprestas a dar voces, diciendo: «Estas cosas son las que desacreditan y quitan la autoridad a vuestra doctrina: prometéis cosas grandes, y tales, que no sólo no se pueden desear, pero ni aun creer.