desventurado


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • adjetivo
  • sustantivo

Sinónimos para desventurado

Ejemplos ?
Andando, hijos míos... Y el desventurado Tuerto se bajó para coger al menor de los muchachuelos, que le miraban llorando. Entonces, su mujer, cediendo a un irresistible impulso de su corazón, echó los brazos al cuello de su marido, y con el torrente de sus lágrimas arrancó al fin ¡las primeras, tal vez!
Mi criado, según dijo después el huésped, despertó al ruido y con el miedo se arrojó por una ventana que caía a un patio y, diciendo: «¡Desventurado de mí, que han muerto a mi señor!», se salió del mesón.
Deja, amigo, que exhale en mis renglones la rabia, y más que contra mí vomite el bando de Forner mil maldiciones; que no estimo siquiera en un ardite su estúpida manada de escritores, por más que alce el ahullido, y que más grite. ¡Desventurado siglo, en que de amores Casal canta; Moncín y el ignorante Labiano de comedias son autores!
si mi culpable condescendencia con la obstinación de aquel desventurado hubiera de costar una lágrima a este ángel de bondad, moriría de dolor y remordimiento.
Al siguiente día Enrique y Feliza, el matador y la víctima dormían juntos el sueño eterno bajo la misma tierra, ese lecho nupcial que el desventurado Ocampo diera a su fatal amor.
Si bien del virrey la lanza dio al almirante fin noble; si bien insignes franceses cayeron de los arzones; si bien resisten constantes, como murallas de bronce, los imperiales jinetes, al cabo al cabo, eran hombres. Muere del rey en la lanza el desventurado joven, a quien Cívita-Santángel por su marqués reconoce.
Siete meses después de haber vuelto por pasiva una de ellas sin trocar el tiempo del verbo auxiliar, escribió a su padre que antes de un año sabría hacerlas de relativo compuestas, o que perdería las orejas (cosa nada increíble según el dómine se las trataba); pero el desventurado padre no tuvo la dicha de admirar el aprovechamiento de su hijo, porque le sorprendió la muerte a la puerta de la Audiencia teniendo la carta en el bolsillo.
Afortunadamente, estoy sobre aviso, y tan luego como me vea próximo a caer en sus redes, echaré a correr, con la pierna rota y todo, y no pararé hasta Pekín! ¡Usted debe ser lo que llaman una coqueta! -¡Y usted es un desventurado! -¡Mejor para mí!
Porque estaba con Asan, tu hermano mayor, le dijo el morador de los cielos, el qual es mas desventurado que tú, habiendo su majestad el clemente rey de las Indias, en cuyo palacio tiene la honra de estar empleado, mandádole sacar ámbos ojos por una leve falta, y teniéndole en un calabozo, amarrado de piés y manos.
De este modo cayó el desventurado para dormir el sueño de bronce, mientras auxiliaba a los troyanos, lejos de su joven y legítima esposa, cuya gratitud no llegó a conocer después que tanto le diera: habíale regalado cien bueyes y prometido mil cabras y mil ovejas de las innumerables que sus pastores apacentaban.
Rodrigo deja sus tiendas :y del real se salía, :solo va el desventurado, :sin ninguna compañía: :el caballo de cansado :ya moverse no podía, :camina por donde quiere :que no le estorba la vía.
Para el completo aniquilamiento, o, en frase corriente, «reforma exigida imperiosamente por el progreso social», del desventurado paseo, cuya vida, y no biografía, escribimos, han venido también a menos (como acontece a las busconas y pobres vergonzantes) las veladas, tan populares en esta ciudad y tan antiguas en ella.