dictamen


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para dictamen

Sinónimos para dictamen

Ejemplos ?
Yo no sé qué responder. Entonces yo le dije: hablas bien, Carmides, y he aquí en consecuencia cuál es mi dictamen. Es que examinaremos juntos, si tú posees o no la cualidad en cuestión; de esta manera evitaremos, tú el decir palabras que te costarían demasiado, y yo el curarte sin haber examinado antes si tienes necesidad del remedio.
¿Mientras que cuando se trata de dar su dictamen sobre los cuadros de Polignoto o de cualquiera otro pintor particular que sea de su agrado, se despierte, preste su atención, y se explique con la mayor facilidad?
Si en aquel acto te encontrase y te dijese: Alcibíades, ¿con motivo de qué deliberación te has levantado a dar tu dictamen a los atenienses?
Sea esta dotrina difunta para los que viven, y corra por su cuenta la elección del dictamen, que el mío no es desnudo y fantástico.
Sócrates: No me parece del todo verdadero, que la vergüenza acompañe al miedo, porque se ven todos los días gentes que temen las enfermedades, la pobreza y otros muchos males, y sin embargo, no se avergüenzan de tener este temor. ¿No te parece que es así? Eutifrón: Soy de tu dictamen. Sócrates: Por lo contrario, el miedo sigue siempre a la vergüenza.
Critias: Sí, ciertamente soy de este dictamen, y me considero con fuerzas para defenderlo. Sócrates: Muy bien. Pero veamos, ¿me concedes lo que antes dije: que todos los artífices trabajan en alguna cosa?
Sócrates: ¿Sabio es el que hace el bien, no el que hace el mal? Critias: Tú mismo, querido mío, ¿no eres de mi dictamen? Sócrates: No importa; lo que tenemos que examinar, no es lo que yo pienso, sino lo que tú dices.
Sócrates: Pero, mi querido Critias, obras conmigo como si tuviese la pretensión de saber las cosas sobre que interrogo, y como si yo no tuviese más que querer, para ser de tu dictamen.
Mis padres, en mi mesura vanamente asegurados, se descuidaron conmigo; ¡qué dictamen tan errado, pues fue quitar por de fuera las guardas y los candados a una fuerza que en sí propia encierra tantos contrarios!
te parecería bien administrada la ciudad, en la que la ley ordenase a cada ciudadano tejer y lavar sus ropas, hacer su calzado, su vendaje, sus frascos de perfumes y todo lo demás, de suerte que sin echar mano a lo que no le perteneciera, amoldase e hiciese por sí mismo todo lo que le fuese propio? Carmides: Ese no es mi dictamen.
Si eres de dictamen que la sabiduría es lo que él decía, y si te consideras con fuerza para explicar esta proposición, tendré mucho gusto en examinarla contigo, para ver si es verdadera o falsa.
Para aceptar el dictamen favorable al acusado, bastará la mayoría de los miembros presentes en sesión. 7º) Desde el momento en que la Cámara haya aceptado la acusación contra un funcionario público, éste quedará suspendido en sus funciones.