Ejemplos ?
Primera parte de la vida de Marco Bruto Escribiola por el texto de Plutarco, ponderada con discursos, don Francisco de Quevedo y Villegas Texto Fue Junio Bruto aquel varón a quien los antiguos romanos en el Capitolio y en medio de los reyes erigieron una estatua de bronce, porque constantemente libró a Roma de la disolución de Tarquino y le echó de la ciudad, sacrificando al puñal de Lucrecia el nombre de rey, que después quedó delincuente. Éste fue progenitor de Marco Bruto, que escribo. Discurso Mujeres dieron a Roma los reyes y los quitaron.
y, únicamente el día de Muertos iremos juntos al cementerio, con Rosa, a visitar a doña Teresa... Angustias no pudo menos de sonreírse al oír este supremo discurso del buen Capitán.
Discurso conocido como el Yo acuso de Pablo Neruda, en el marco de la publicación de la ley de defensa de la democracia. A) (Sesión en martes 6 de enero de 1948) El Presidente consulta a la sala si se acepta o no que se celebre esta sesión especial destinada a oír a Neruda.
Discurso sobre la crisis moral de la República Enrique Mac Iver Voy a hablaros sobre algunos aspectos de la crisis moral que atravesamos; pues yo creo que ella existe y en mayor grado y con caracteres más perniciosos para el progreso de Chile que la dura y prolongada crisis económica que todos palpan.
Doña Teresa le condujo a su gabinete situado al extremo opuesto de la sala, y, una vez establecidos allí en sendas butacas los dos sexagenarios, comenzó el hombre de mundo por pedir agua templada con azúcar, alegando que le fatigaba hablar dos veces seguidas, desde que pronunció en el Senado un discurso de tres días en contra de los ferrocarriles y los telégrafos; pero, en realidad, lo que se propuso al pedir el agua, fue dar tiempo a que la guipuzcoana le explicase qué generalato y qué condado eran aquellos de que el buen señor no tenía anterior noticia, y que hacían mucho al caso, dado que iban a tratar de dinero.
Todos aplaudieron, incitándole a entrar en materia. Eryximacos continuó: Empezaré por este verso de la Melanippe de Eurípides: este discurso no es mío, sino de Phaidros.
Y como quiera que ya he dilucidado por medio de este ligero discurso, para el cual no venía preparado, todos los aspectos y fases de la cuestión, ceso por ahora en el ejercicio de la palabra.
He aquí, pues, según él, cuál fue el discurso de Phaidros: «El Amor es un dios muy grande bien digno de ser honrado entre los dioses y entre los hombres por mil razones, pero principalmente por su antigüedad, porque no hay dios tan antiguo como él.
Los Búhos se posaron en el juego de pelota, formaron su discurso exactamente en el orden del discurso de todos los jefes llamados Supremo Muerto, Principal Muerto.
Hacedor de Abscesos, Hacedor de Ictericia, Varilla de Huesos, Varilla de Cráneos, Extiende Tullidos. Reúne Sangre, Hacedor de Traición, Hacedor de Infortunio, Gavilán, Opresión, que habían formado el discurso para los Búhos.
Preciso es también que le busquéis entre vosotros mismos, porque bien pudiera suceder que no encontréis persona más apta que vosotros mismos para hacer estos exorcismos. Haremos lo que dices, Sócrates, pero si no te desagrada reanudaremos el discurso que dejamos.
Texto No faltó quién dijese que no decendió Marco Bruto de Junio, afirmando que no tuvo con él más parentesco que el del nombre. Discurso Cuando esto fuera verdad, ¿quien podrá negarle la consanguinidad del hecho?