dudar

(redireccionado de dudó)
También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con dudó: Dido, sudo
  • all
  • verbo

Sinónimos para dudar

vacilar

Sinónimos

Antónimos

Sinónimos para dudar

Ejemplos ?
A lo diáconos, instituidos precisamente para ello, dieron los Apóstoles la misión de ejercitar la beneficencia cotidiana; y San Pablo, el Apóstol por antonomasia, aun bajo el peso de la solicitud de todas las Iglesias, no dudó en entregarse a los viajes más peligrosos para llevar personalmente las colectas a los cristianos más pobres.
A la mañana siguiente ambos fueron encontrados desvanecidos en el fondo de una galería mal ventilada, y desde ese instante nadie dudó en la mina de que un tenebroso pacto ligaba al aborrecido ciego con el espíritu del mal.
El nombre de Fariña estaba en todos los labios, y nadie dudó un instante de que fuera el autor de la catástrofe que los libertaba para siempre de aquel presidio donde tantas generaciones habían languidecido en medio de torturas y miserias ignoradas.
El viento, entre los varios arreboles del resplandor, Madrid, que a ti reduces cielo humano te vio, divino suelo: dudó dos cielos y creyó dos soles, admirando, confuso entre dos luces, brillando el campo y cultivando el cielo; que con santo desvelo Isidro le labraba con el llanto, ángeles con su gloria le ilustraban, y el viento, que abrasaban mansos eclipses, en abismo tanto ignora a quién incline su destino, a ángel cultor o a labrador divino.
Paulino era hasta inteligente en música; no dudó de que el arte nada perdía cuando, arrastrado por estímulos superiores a su voluntad, propuso a Candela el matrimonio, tres meses después de gustar con ella conversación entre bastidores.
No se dormia nadie, que todos en alto silencio escuchaban, y si le interrumpian, era para dar pruebas de admiracion y ternura general; y con tan vivos y bien sentidos términos se hablaba de las obligaciones de los reyes, del amor de la virtud, y de los riesgos de las pasiones, que arrancáron lágrimas á Babuco: el qual no dudó que fuesen los predicadores del imperio aquellos héroes y heroinas y aquellos reyes y reynas que acababa de oir, y hasta hizo propósito de persuadir á Ituriel que los viniese á escuchar, cierto de que semejante espectáculo le reconciliaria con Persepolis para siempre.
Su desesperación llegó a su colmo cuando supo que su amada Lucía, su esposa idolatrada, se hallaba entre los Timbúes, no dudó un momento entre morir o rescatarla.
Don Carlos al pronto dudó: Luego decidiéndose, vino a mí sonriente, y me abrazó: —Bradomín, no he querido ofenderte: Debes comprenderlo.
Pero insistieron también los padres, y después de haber intentado infructuosamente varios medios de seducción y rapto, no dudó nuestro paladín, vista la obstinación de las familias, en recurrir al medio en boga de sacar a la niña por el vicario.
No dudó ya que el duende sabía su presencia en la casa y que huía de él; así es que decidió esconderse para sorprender al que se ocultaba.
Míster Dick reflexionó, dudó, y después, con expresión radiante, dijo: -Haga que le tomen medida cuanto antes para un traje completo.
Sólo eran las nueve y media. Su madre aún estaba sin peinar. No lo dudó más. Se quitó la chaqueta del frac, pidió otra y desafió a los españoles.