Ejemplos ?
Pero la defectuosa crítica del autor y su tendencia a generalizar a toda costa hacen que otras de sus interpretaciones sean dudosas o francamente inaprovechables, de suerte que es necesario recomendar la mayor prudencia en la aceptación de sus conclusiones.
No faltaron entonces alimañas de todas clases para apoderarse de lo que quedaba desocupado; atorrantes y vagos, gente de dudosas costumbres, bullangueros y ladrones, sucios y de mal vivir, que eran un peligro constante para la dueña de la cueva.
Por ti a través de su vuelo Luz da al cielo La luna en turbio crespón, Como reina macilenta Que se ostenta En magnífica ilusión. Por ti dejan las estrellas Blancas huellas De su opaca reina en pos, Como lámparas dudosas, Ostentosas, En el alcázar de Dios.
Pardo prefirió las alianzas dudosas y problemáticas a la fuerza real de los cañones, y solía repetir con una ligereza indigna de su gran suspicacia: Mis dos blindados son Bolivia y la República Argentina .
Después de mucho andar, de cansar caballos, entre los sotrocos de esta tierra sin pisoteo, de perder el rumbo veinte veces, entre los escasos y mezquinos mojoncitos oficiales, de dudosas indicaciones, y escondidos entre las pajas, se acabó por encontrar, en la cuenca de un médano, tres pequeñas lagunas.
Las secciones que componían la Unión Colombiana, denominadas Estados y Territorios nacionales, continuarán siendo partes territoriales de la República de Colombia, conservando los mismos límites actuales y bajo la denominación de Departamentos. Las líneas divisorias dudosas serán determinadas por comisiones demarcadoras nombradas por el Senado.
Esto es tanto como decir, ¿no?, que bajo condiciones normales y potencialmente, ella siempre ha sido físicamente igual al hombre y que nada salvo las circunstancias y condiciones adversas le han hecho siempre parecer que era inferior." "Sin duda." "¿Cómo, entonces, se explica el hecho de que ella ha sido en todas las épocas y países, desde el amanecer de la historia, con quizá unas pocas dudosas y transitorias excepciones, físicamente la sometida y la esclava de él?
10 Los sextos cuernos resurgían de la naciente luna y en suspenso estaba aún la fortuna de la guerra y largo tiempo entre uno y otro vuela con dudosas alas la Victoria.
De Apolo y Diana y de los demás dioses escogidos, que quisieron fueran partes del mundo CAPITULO XVII. Que el mismo Varrón tuvo por dudosas sus opiniones acerca de los dioses CAPITULO XVIII.
CAPITULO XVII Que el mismo Varrón tuvo por dudosas sus opiniones acerca de los dioses Y así como todo lo que he puesto por ejemplo no explica, antes oscurece, este punto, así es en todo lo demás, pues conforme los lleva y arroja el ímpetu de su opinión errónea, así se abalanzan a esto y dejan aquello, tanto, que el mismo Varrón, primero, quiso dudar de todo que afirmar cosa alguna.
Muchas particularidades omito que parece se dicen del último juicio; pero consideradas con atención, se halla que son ambiguas y dudosas, o, que pertenecen más a otras cosas, es a saber: o a la venida del Salvador, que por todo, este tiempo viene en su Iglesia, esto es, en sus miembros parte por parte, y paulatinamente, porque toda ella es su cuerpo; o a la destrucción y desolación de la terrena Jerusalén, pues cuando habla de ésta, habla, por lo general, como si hablara del fin del siglo, y de aquel último y terrible día del juicio.
Porque habiendo concluido el primer libro de los tres últimos que hablan de los dioses ciertos, empezando a tratar de los dioses inciertos, dice: «No porque en este libro tenga por dudosas las opiniones que hay acerca de los dioses debo ser reprendido...