duelo


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para duelo

desafío

Sinónimos

Ejemplos ?
¿Quién amansará la furia de este amor y esta conciencia, que para herirme se juntan?» Y es cierto cuanto en su duelo la niña infeliz pronuncia, porque don Juan la abandona, harto ya de su hermosura.
El señor Paco, tras pasarse el dorso de la encallecida mano por los ojos, intentó arrancar a su amigo de junto a la muerta, a la vez que todos los que formaban el duelo...
Galo una persona es necia, y no que él, ve, es marido, el que, siendo tío, de un tío muestra el adulterio. 78B Pero ahora de esto me duelo, de que, de una pura chica los puros, suaves besos, ha meado la puerca saliva tuya.
Tras el oprobio ilustre que, empero, la sujeta; bajo el duelo en que goza su alma sin ardor, todavía descansa un virginal candor como un lirio en el ébano de bruñida bujeta.
Recapitulando en venturosa síntesis los agravios y los anhelos que flotaban sobre el campamento en marcha del San José, alguien, no se sabe ni se sabrá probablemente quién, jamás, sobreponiéndose a la sugestión aplastante de la hora de duelo, indicó el nuevo camino, el verdadero camino por donde debía marchar holgada la multitud oriental que avanzaba deprimida y a ciegas.
—¡Por supuesto que iré! No faltaba más. Nos veremos en el duelo... —Mis primos y yo se lo agradeceremos mucho. Excusezmoi que me retire.
El sabio, pero, armado para toda envestida, siempre dispuesto, no retrocederá el pie si le acomete la pobreza, el duelo, la ignominia, el dolor: contra estos flagelos y entre medio, caminará impertérrito.
Poco nos importaban los desdenes de la hora presente, si el grano de arena que cada uno llevaba para la obra común podía convertirse mañana en base monolítica para la grandeza de la Patria. Por eso mi muerte será un duelo de familia para todos vosotros, pero no un desastre.
Si me duelo en su nombre, es necesario que uno de los dos sea juez; porque si a los difuntos no les queda sentido alguno, mi hermano, libre ya de todas las incomodidades de la vida, está restituido al lugar donde estuvo antes que naciese, y exento de todo mal, no hay cosa que tema, ninguna que desee y ninguna que padezca.
Mas no es el arduo dolor donde acurruco los olvidos quien se asoma; ni es el miedo a cometer el mismo llanto, sino la ancha cuesta por donde tiene que trepar la angustia de no irse hacia el cinismo… Es aquello que callado me incinera y me mancha al verterse en el camino con un lloro que no importa a los que ríen de ese luto prohibido en tanto duelo hecho de amnesias que ahora entierro.
¡Cosa triste de mirar! Lloraba el padre de gozo, Lloraba el hijo de duelo, El dolor con el consuelo Los dos gustando a la par. Perdón le pedía el hijo, Y le estrechaba asintiendo El viejo, que al fin, cayendo Sin fuerzas le dijo así: -Hijo, levanta y escucha Mis postrimeros acentos Que tengo pocos momentos Para disponer de mí.
sin mas consuelo Que llorar á mis solas con mi duelo, De los mios mofada y los estraños, Sin esperar favor de tierra y cielo Huir contemplo mis floridos años; Y á solas me consumo, Y en lágrimas mi vida se deshace Cual flor que el rayo desvanece en humo.