dormir

(redireccionado de duerme)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para dormir

adormecerse

Sinónimos

Antónimos

pernoctar

Sinónimos

descuidarse

Sinónimos

Antónimos

  • cuidarse

Sinónimos para dormir

Ejemplos ?
señores Ministros: llevad a vuestras patrias nuestro saludo. En todo saludo duerme ennucleada por la tibieza de la cortesía, un sentir cordial de alegría y buen deseo.
3 Sigo siendo un grito más en los desiertos donde todo lo cambiante se amordaza y prosigo dando tumbos por un mundo que se sabe feroz en bosques de hadas y se oculta en la escopeta donde duerme la bella insolencia de la guarda.
375 No a ella su nodriza, al aparecer la luz, volviéndola a ver, de la víspera el hilo a su cuello podrá circundar, 377 ni ansiosa la madre, afligida porque su discorde niña 379 duerme aparte, caros nietos cesará de esperar.
arta XLIXLa vida es breve Sin duda querido Lucilio, es hombre indiferente y olvidadizo aquél a quien le hace falta la vista de ciertos países para que reviva el recuerdo de un amigo; y asimismo, los lugares que frecuentamos con él despiertan la añoranza soñolienta en nuestro corazón, y no dejan extinguir la memoria, antes la despiertan si duerme, de igual manera que el difunto, a pesar de dormido por el tiempo, es renovado por su esclavo favorito, o por su vestido, o por su casa.
Descendió ante mi puerta y me dijo con voz cascada: «¿Dónde está ella, di?» »Me dio vergüenza de decirle: «Ella soy yo, caminante fatigado, ella soy yo.» »Esta noche de abril la lámpara arde en mi alcoba, que la brisa del Sur colma suave. El loro charlatán duerme en su jaula.
Su polvo al conducir al cementerio, no le pude decir lo que hoy le digo, por no turbar la calma y el misterio del sagrado lugar que le da abrigo, y por no aparentar que me exhibía otra vez en lugar del que moría. Duerme en la tumba en paz, Serra festivo: Dios todo lo equilibra y lo compensa: el mundo olvida a quien inciensa vivo: ¡feliz aquel a quien difunto inciensa!
Un alma santa flota sobre el río Estigia, y tú, Guy de Vere, ¿no tienes lágrimas?. ¡Llora ahora, o nunca más! ¡Mira! Encima de ésta rígida y lúgubre carroza, duerme tu amor!. ¡Lenore! ¡Venid!
Y dicho esto, sílaba por sílaba, suspiró profundamente, como muy fatigado de haber hablado tanto, y comenzó a roncar de un modo sordo, cual si agonizase. -¿Duerme usted, Capitán?
Y como hijo de Poros y de Penia, mira cuál fue su herencia: desde luego es pobre, y lejos de ser hermoso y delicado, como se piensa generalmente, está flaco y sucio, va descalzo, no tiene domicilio, y sin más lecho ni abrigo que la tierra; duerme al aire libre en los quicios de las puertas y en las calles; en fin, está siempre, como su madre, en precaria situación.
Niño que en lecho de piedra duermes en sueño profundo, muy feliz; felix, porque no te arredra lo que tienes en el mundo que sufrir. Duérmete en dichosa calma, niño, puro cual celaje del Edén, duerme hoy sin que en el alma venga el pesar su brebaje a verter.
Tal vez nunca lo crucificarán. Oye los gritos de algún borracho. Y por fin duerme, por fin. Un estremecimiento recorre su cuerpo.
Sueña. El gélido viento invernal sopla moviendo sus cabellos Él ya nada siente. Sólo duerme... duerme., mientras muchos cantan...