dulcificar


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para dulcificar

Sinónimos para dulcificar

edulcorar

Ejemplos ?
Había que dulcificar, en primer lugar, esas horas amargas de la derrota e invasión injustificada, cargada de la voracidad que arribó desde el país vecino, como una manada de chacales hambrientos para destruir todo lo que encontraban a su paso.
Me decía que no quería vivir sino en la hacienda; y prorrumpiendo en llanto la pobre tía añadió, que no se dejaba ver de nadie, y no permitía que se le acercasen. Yo traté de consolarla diciendo que iría a verla y procuraría dulcificar sus pensamientos y mejorar su género de vida.
A esa edad, perdió en pocos meses a los primeros y vio casarse a la bella joven, que, con su fraternal cariño, hubiera podido dulcificar los pesares de su orfandad.
El doctor del equipo Peugeot, Jean Duby, y el de Lancia, Bartoletto, e incluso Moser, el médico del equipo de fútbol italiano Juventus, declararon en alguna ocasión la necesidad de «dulcificar» los rallies, ya que un estudio había revelado que el «desgaste sufrido por un piloto de rallies en una etapa era equivalente al de un ciclista en la más dura etapa del Tour.».
La jubilación le había llegado de manera inexorable. Su nombramiento como Profesor Emérito tuvo que dulcificar su situación, pero no la solucionó.
Grupos como el PSOE y el PNV diseñaron diversos textos que, en su esencia, pretendían modificar o dulcificar los contenidos de la Alternativa.
Tripolifosfato de sodio (Na 5 P 3 O 10), componente fundamental de los jabones, de detergentes y de productos diferentes para dulcificar las aguas duras.
Según ellos, incluso en las novelas escritas para mujeres, los hombres protagonistas son rudos e incluso brutales, pese a conseguir las muchachas dulcificar paulatinamente dichos hábitos.
Lo hacían los asirios y lo hizo el rey David tras la toma de Rabá (aunque las diversas interpretaciones de la Biblia han acabado por dulcificar el horrible tormento impuesto por este monarca).
Su forma de escribir consistía en reunir dos piezas de este autor o de un contemporáneo romano para hacer de ellas una sola, con gran pureza y elegancia, y su talento consistía en lo siguiente: En dulcificar todos los sentimientos En pulir la conversación y mejorar por este medio la escena anticipándose en un siglo al gusto refinado de Virgilio y un reflejo curioso y brillante de la sociedad escogida de su tiempo.
En los años 1950, la censura franquista obliga a dulcificar y suavizar un poco el agrio carácter de la Doña, para lo que se la provee de un antagonista, Caramillo, inocente y bonachón, quien se convertirá en su víctima favorita.
Fue la repostería árabe la que trajo el esplendor a la repostería española. Con ellos vino una nueva forma de dulcificar: la caña de azúcar.