educar


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con educar: encuentro
  • verbo

Sinónimos para educar

desarrollar

domar

Sinónimos

Ejemplos ?
Ahora bien, dentro de esta grande organización educativa, la escuela debe contribuir a ese esfuerzo, sin apartarse de su finalidad prístina: educar a niños y adolescentes, enseñarles a vivir sus respectivas edades y prepararlos para las posteriores.
No obstante, el educador ocupa dentro del fenómeno de la educación un lugar importante, puesto que él es el encargado de realizar en las nuevas generaciones los propósitos formativos e informativos; mediatos e inmediatos; directos e indirectos que hoy se persiguen en las taxonomías recientes. Al señalar este último hecho, puede uno percatarse de la posición real que ha de tener el magisterio en la gran tarea de educar.
O del ambiente. Sin embargo, su lema, educar por la vida para la vida, resulta imborrable. En otro sitio, María Montessori, diva de la pedagogía, con su cercanía a niños disminuidos mentalmente, programó una aproximación didáctica que permitiera al niño intelectual y motrizmente débil, tomar acción inmediata en su educación sensorial y cognoscitiva.
Sin duda que el quiebre conductista ha sido superado desde las fuertes críticas de Chomsky, entre muchos, y la evolución de psicólogos cognoscitivistas como Bruner, Gagné, Ausubel, Novack y Gardner, con ciertas diferencias entre ellos, pero con propósitos semejantes, ha permitido conocer mejor el trabajo de la psique humana para facilitar el espléndido andamiaje de educar a las nuevas generaciones hacia la construcción de un mundo neohumanístico.
El barrio sabor a cine sin ningún olor a tíner; aún no es tiempo de Te-vé. Corren los años cuarenta, aún México no está en venta; sólo procura educar.
La educación tiene por objeto el pleno desarrollo de la persona en las distintas etapas de su vida. Los padres tienen el derecho preferente y el deber de educar a sus hijos.
Si alguno nos exhortara a cuidar de nuestro cuerpo, viéndonos extraños como niños a estas artes que se llaman gimnástica y medicina, y que nos echara en cara que nos entregábamos con exceso a cuidar nuestro trigo, nuestra cebada, nuestras viñas y las demás cosas que cultivamos y destinamos a las necesidades de nuestro cuerpo, sin cuidarnos ni remotamente de un arte ni de un ejercicio para fortificar nuestro cuerpo, no obstante existir este arte; si a este hombre le preguntáramos de qué artes quería hablar, sin duda respondería que de la gimnástica y de la medicina. ¿Pero cuál es el arte para educar el alma en la virtud?
¡Qué! ¿será en Tesalia donde los has de educar? ¿Creerás hacerles un bien convirtiéndolos en extranjeros y alejándolos de su patria?
Se observa al fracaso de muchas encuestas realizadas por el método de entrevista tradicional. El arte encuentra así una ventaja más para educar al adolescente.
El sujeto por educar tiene otro destino previsto por el poder y no el que debía construir él mismo en solidaridad con los demás para alcanzar el bien común.
Los padres de familia tienen el deber de educar a sus hijos y el derecho de escoger los centros de educación y de participar en el proceso educativo.
Sólo se requiere un detonador estratégico que lo provoque y le sirva de apoyo, de guía, diseñado para servir a tal intento psicopedagógico: educar creativa y pluralmente a nuestros escolares para un mundo cada vez más fácil (¿o difícil?), de navegar y tan cercano a ellos (T.