emancipación


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para emancipación

Ejemplos ?
Incluso llegaría a 1863 y vería a un vacilante presidente llamado Abrahán Lincoln finalmente llegar a la conclusión que tenía que firmar la Proclamación de la Emancipación.
Ayudas y beneficios fiscales para la inserción social y la emancipación para aquellas familias y jóvenes con imposibilidad de pagar las cuotas mínimas de .
Absoluta, irremediable, definitiva era desde luego la emancipación con respecto al Rey Fernando VII y sucesores, así como la equivalente independencia con respecto a los pueblos extraños o extranjeros, pero sólo DE HECHO y condicionada a la legítima exigencia de que se concordara en aquel libre voto con relación a los demás pueblos hermanos de América a quienes, sin cálculo anterior, con naturalidad y calma, se aguardaba para la “continuación” que diría gozoso nuestro Artigas.
Mucho más vigoroso se mostró el sentimiento nacional, y menos incoherente el pensamiento liberal entre los partidarios de la independencia absoluta. De hecho, los sucesos de 1808-10 sorprendieron a los criollos sin un proyecto concreto de emancipación política.
Las repúblicas contratantes se obligan a garantir la integridad de sus territorios y obrar contra todo poder extranjero que intente mudar por violencia los límites de dichas repúblicas, reconocidos antes de su emancipación, o posteriormente, en virtud de tratados especiales.
Y eso es así porque ellos no habían pasado nunca por el estado de dependencias de extraños. Su tránsito sólo fue en todo caso de una subordinación natural a la emancipación legítima.
Lo mismo creían su compatriota chileno Lastarría y el argentino Echeverría, para quien la revolución de Mayo tuvo como fin “la emancipación política”, pero también la de “fundar la sociedad emancipada sobre un principio distinto del regulador colonial”.
Estoy orgulloso de reunirme con ustedes hoy, en la que será ante la historia la mayor manifestación por la libertad en la historia de nuestro país. Hace cien años, un gran estadounidense, cuya simbólica sombra nos cobija hoy, firmó la Proclama de la emancipación.
Años después, en 1966, la Comisión de Historia del I.P.G.H. publicó en México unos Estudios Bibliográficos la emancipación americana.
Reunidos en Congreso General Extraordinario cuatrocientos diputados por convocatoria especial de los señores Cónsules que forman legalmente el Supremo Gobierno ciudadanos Carlos Antonio López y Mariano Roque Alonso usando de las facultades que nos competen, cumpliendo con nuestro deber, y con los constantes y decididos deseos de nuestros conciudadanos, y con los que nos animan en este acto. Considerando: Que nuestra emancipación e independencia es un hecho solemne e incontestable en el espacio de más de treinta años.
El triunfo fue posible gracias a la acción mancomunada de todos aquellos que desde los distintos rincones de América concibieron y concretaron, tras largo y sostenido esfuerzo, el ideal de la emancipación.
El sentido de la insurrección de 1811 es el de un movimiento de solidaridad con los demás pueblos del virreinato del Río de la Plata. La necesidad de la emancipación no entraba entre las que pudieran catalogarse como locales.