embajador


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para embajador

emisario

Ejemplos ?
Por orden de su Gobierno, el marqués Imperiali, embajador de Su Majestad el Rey de Italia, tiene el honor de comunicar al honorable sir Edward Grey, primer secretario de Estado de Relaciones Exteriores de Su Majestad Británica, y su excelencia monsieur Paul Cambon, embajador de la república de Francia, y al conde de Benckendorff, embajador de Su Majestad el Emperador de Todas las Rusias, el orden, los siguientes: MEMORANDO Artículo 1.
El 26 de noviembre o de diciembre del mismo año, no aseguró aquí la fecha, el Embajador de los Estados Unidos, por intermedio de nota “aide memoire”, documentó una conversación anterior con el Ministro de Relaciones, ignoro si el doctor Domínguez Cámpora o el doctor Castellanos, relativa a lo mismo.
Hay un funcionario que tiene un peso enorme en nuestra vida, que es el Embajador Americano, porque nuestra vida de relaciones económicas depende de Washington.
Señor Embajador: Llevad a vuestra ilustre patria, con los votos que formulo por su creciente prosperidad y grandeza, la certeza inconmovible de que entre los orientales ella sólo tiene firmes y fieles amigos.
Jamás se conoció en el continente un hombre, ni más hermoso, ni mejor que tu tío Pirilampo, embajador que fue ya cerca del gran rey, ya cerca de otros príncipes del continente.
Séptimo: Que para celebrar los tratados de paz, amistad y comercio con Portugal si es posible y conveniente, se tenga presente la memoria del marqués de Grimaldi, embajador nombrado por el señor rey Don Carlos III, para hacer los tratados de paz con la misma potencia en el año 1772.
Digno es de traerse a la memoria y a la consideración la carta que en 24 de febrero de 1701 escribió la ciudad declarando que no admitiría otra réplica, ni representación, guando la ciudad representa la justicia y privilegio que tenía para no admitir por virrey al conde de Palma hasta hubiese jurado en aquella ciudad. No es de menor cuenta el destierro del embajador D.
El rey de Portugal, con razón mal contento del abandono de los aliados y no muy lejos de sucumbir l mismo infortunio que nos amenaza, no dejará de interesarse también en nuestra causa, acordándose con sus leales y valerosos vasallos de su amistad y antiguas concordias establecidas con nuestros mayores, y como también de cuánto contribuyó para repeler el duro dominio que oprimía aquel reino y hacer revivir su gloria y sus leyes, uniéndose estrechamente con aquel reino en el año, con D. Ignacio Mascareñas, embajador del rey D.
48 Estados del Hemisferio sin Embajador de Washington Esto no puede ser posible, señor Presidente, y tampoco sería justo; no sería justo porque desde luego no hay paridad entre los veinte Estados de Iberoamérica y los cuarenta y ocho saxo-americanos que responden asociados al Gobierno de Washington.
Es así que nos son familiares los maestros de Derecho Constitucional Chileno, desde Lastarria hasta Izquierdo, pasando por Huneeús, Roldán, Guerra y (con especial placer lo señalo) el señor Embajador Maza, coautor de la excelente Constitución del 25 y de un trabajo clásico sobre Sistemas Electorales.
El embajador de Robolandia había presentado sus cartas diplomáticas en aquella lejana mañana del cuatro de julio del año 3500 de la quinta era, cuando empezaba el monopolio salvaje de ese planeta sin historia.
Muchos meses antes de que se suscribiera el tratado (en el mes de febrero), el Embajador Gordon se dirigió a Lavalleja comunicándole que el Emperador se había manifestado de acuerdo con reconocer nuestra Independencia y que se trataría de la paz sobre ese principio y Lavalleja contestóle de inmediato: “ que ello satisfaría las aspiraciones de todos los habitantes de la Banda Oriental puesto que los ponía en posesión de lo que había sido el origen de sus luchas durante los tres últimos años ”.