Ejemplos ?
Caligrafía de los sueños (Editorial Lumen - 2011) La oscura historia de la prima Montse (Jordi Cadena, 1977) La muchacha de las bragas de oro (Vicente Aranda, 1980) Últimas tardes con Teresa (Gonzalo Herralde, 1984) Si te dicen que caí (Vicente Aranda, 1989) El amante bilingüe (Vicente Aranda, 1993) Domenica (Wilma Labate, 2001) -adaptación de Ronda del Guinardó - El embrujo de Shanghai (Fernando Trueba, 2002) Canciones de amor en Lolita's Club (Vicente Aranda, 2007) En la película El cónsul de Sodoma (Sigfrid Monleón, 2010) Juan Marsé es interpretado por el actor Àlex Brendemühl.
Cho defiende las acciones de su amiga diciendo que Marietta simplemente se equivocó, y dice que la acción de Hermione de hacerle un embrujo anti-traición a la lista de nombres en secreto no estaba " nada bien por su parte ".
La gente, los cañaverales, y todo el medio de Cienfuegos, ejerce un embrujo en el alma del poeta, que empieza a plasmar en sus versos la magia del paisaje que lo rodea.
Emocionado, el Patriarca le confió una fórmula verbal, diciendo: - Haz el signo mágico, recita el embrujo, aprieta el puño con fuerza, sacude el cuerpo y, así, cuando saltes hacia arriba, la voltereta que des te llevará a una distancia de ciento ocho mil millas.
Lo mejor sería bajar a comprarlas, pero eso me resultaría mucho más penoso que obtenerlas por medio de mis artes mágicas. En seguida hizo el signo que tan buen resultado le había dado en ocasiones anteriores y recitó el embrujo que lo completaba.
Halkyut y Raleigh cayeron bajo su embrujo, y Raleigh utilizó sus conexiones en la "Escuela de la Noche", una cábala de eruditos progresistas, aristócratas y adeptos, creada para avanzar las causas de la exploración, la colonización y la cartografía.
Me llaman viejas melodías. Dulce pecado, déjame O póstrame en el suelo Frente al embrujo de esta canción, Ocultándome en las entrañas de la tierra.
-Sí. Piter iba a negarle la existencia del embrujo, pero pensó que su pretensión iba desencaminada. Ella no entendería sus razones.
Se arrancó un puñado de pelos, los masticó hasta reducirlos a diminutos cachitos y después los escupió, al tiempo que recitaba el embrujo y gritaba con todas sus fuerzas: - ¡Transformaos!
Fingió. -¿Qué me darás si lo embrujo? -Me casaré contigo. Tu me llevarás a Francia y me enseñarás a leer y escribir como saben todas las francesas.
- volvieron a sugerir ellos. Wu-Kung hizo el signo mágico, pronunció el embrujo, sacudió el cuerpo y al instante se convirtió en un pino.
Creo que es absolutamente encantador"; y mientras hablaba, el sonido de unos violines llenó la habitación con el embrujo de una noche de verano.