emprender

(redireccionado de emprendí)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para emprender

comenzar

Ejemplos ?
Informar asimismo cómo, después que emprendí esta jornada hasta el día de hoy, para su sustentación y perpetuación, no poniendo aquí el gasto que he fecho con mi persona, casa e criados, he gastado doscientos y noventa e siete mill castellanos en caballos, armas, ropas, herraje que he repartido a conquistadores para la sustentación de la tierra, y que no tengo acción a demandar un solo peso de oro, ni más a ninguno dellos, ni escritura, e que, como esté libre o algo más desocupado de los trabajos de la guerra, enviaré probanza por donde conste claro.
Pensativo y medroso no quise avanzar a San Andrés. El sol iba a ponerse ya, y restregándome los ojos, siguiendo los rastros de la desconocida, emprendí la vuelta por la orilla.
que, atentos los gastos tan excesivos que he hecho después que emprendí esta jornada, por el descubrimiento e conquista e población, sustentación e perpetuación destas provincias, e los que se me recrecieron cuando fui a servir contra la rebelión de Gonzalo Pizarro, como paresce por los capítulos de la carta que a S.
Finalmente, libre y estremeciéndome de alegría, bajo mi piel de asno, emprendí un amoroso trote y escogí las que me parecieron más dignas de hacerlas esposas mías.
Al siguiente día emprendí marcha sobre Huanta, lugar en el que debía dejar las acémilas que llevaba de Ayacucho, a fin de que éstas, una vez descansadas, sirvieran para el Batallón “Dos de Mayo”, que debía seguirme, dirección a la Quebrada.
dignaos prestarme vuestro ausilio en este viaje, que emprendí por honra vuestra, así como protegiste á Nabucodonosor y á Faraon después de haberlos castigado; restituid la luz al cielo y al mar la calma." V.
Esta era la arena movediza de mis pensamientos, las perplejidades y dudas en que pasé los tres años transcurridos desde mi partida hasta el día en que emprendí mi regreso a la patria.
El blindaje protegió bien a nuestra gente de los efectos de tan certeros fuegos, muchos de los cuales chocaron en nuestra torre y otros rompieron algunas partes de madera o de hierro muy delgado, y permitía sostener igualmente nuestro fuego de cañón y fusilaría. Finalmente, emprendí la tercera embestida con una velocidad de diez millas y logre tomarla por el centro .
Yo sonreí incrédulo; la dama lo comprendió, y conversando, perdido el temor hacia la señora vestida de blanco, cogido de su mano, emprendí la vuelta a la población.
Cuando la primera vez emprendí mi vuelta, el Presidente no había acabado de repartir la tierra, y creyendo cada uno que a, él había de caer la suerte, no querían venir a buscar de comer, aunque, para obra de doscientos repartimientos que estaban vacos, había mill e quinientos hombres que los pretendiesen; y con esto no traía sino poca gente.
El humo de aquel tabaco humedecido, seco, vuelto a humedecer y resecar infinitas veces, tenía en aquel momento un gusto a cumbarí, solución Coirre y sulfato de soda, mucho más ventajoso que la primera vez. Emprendí, sin embargo, la tarea que sabía dura, con el ceño contraído y los dientes crispados sobre la boquilla.
Las lagunas que hay en sus márgenes son saladas, y lo mismo las que se hallan en el espacio comprendido entre estos dos rios, cuya distancia, prudencialmente calculada, es de 24 leguas: esto es, del Colorado al primer pozo, 8 leguas; del primero al segundo, 10; y del segundo al Fuerte del Carmen, 6." En otro documento contemporaneo, que existe inédito en poder nuestro Diario de Villarino: Notas, hallamos los siguientes detalles sobre el Colorado: es el Superintendente Viedma el que habla: DIA 17 DE JULIO DE 1781. "A las 8 de la mañana emprendí mi marcha al reconocimiento acordado con el indio lenguaraz Matias.