emprender


También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para emprender

comenzar

Ejemplos ?
El perrillo como que se dejaba acariciar tembloroso y se entregaba en lánguido abandono a la mujer. Lo puso en la parte de atrás. Llamó al chofer y subieron al coche para emprender la marcha. Aquello había parecido un sueño.
El Maestro debe emprender los trabajos del propietario en las condiciones más justas y equitativas, y emplear lo que a éste pertenezca como si se tratase de sus propios bienes.
Un hombre entre estos muros apresado, que mal puede emprender de aquí la huida, ¿se irá sin que siquier lo hayáis tocado, después que os quite al último la vida?» Carlos decía así, de ira abrasado, sufriendo mal la afrenta acontecida.
No te es África, España, tan vecina ue has sido más que Italia de ella presa? Por qué, por emprender otra mezquina, ejas tu antigua y memorable empresa?
Aquí a aterrarse la morisma empieza, los nuestros a doblar la acometida; no tiene más aquella en la cabeza que romper filas y emprender la huida.
Alcibíades: ¿Qué dices? Sócrates: Digo, que lo que nos arrastra a emprender una cosa es la creencia en que estamos de que sabemos llevarla a cabo.
Con estas cosas, con que juzgas me atemorizo, me incito, porque tengo gusto de ponerme donde el mismo Sol tiene miedo: que es de abatidos y flojos emprender las cosas seguras: por lo arduo camina la virtud.» ¿Por qué permite Dios que a los varones buenos se les haga algún mal?
Y ya se disponía a emprender la carrera informativa para poner sobre aviso a la comunidad bestial y ver la forma de protegerse, cuando resonando en la oquedad de la caverna, se escuchó la voz de TLALOCTLI que lo llamaba: -Tlacuache que un zorro te quitó lo vanidoso, veo que has escarmentado y en premio te voy a conceder un privilegio: Vas a ser muy astuto.
Considera mi corta inteligencia, que el emprender la guerra y la defensa, había de ser con la esperanza fundada de tener algunos socorros, y en este caso, nos podríamos arriesgar a cerrar las puertas de esta ciudad, y a defendernos con dificultad y trabajo, por el espacio de uno o dos meses, pero es justo considerar que los ingleses han firmado la evacuación de, y que también la ha firmado últimamente el rey Nuestro Señor, de donde se sigue que no podemos esperar socorros de los ingleses, y que tampoco nos los podemos prometer del, porque, oponiéndose a un tratado que nuevamente ha firmado, se armarían en ofensa suya con sus fuerzas, y, y vendrían a quedar expuestos todos los dominios de Su Majestad a esta unión de tantos y tan poderosos enemigos.
Para emprender una guerra y para que sean justificados los motivos de tomar las armas, son tres los principios que deben concurrir.
l Tratado de Londres fue firmado el 31 de octubre de 1861 por Francia, España y Reino Unido. El objetivo era emprender acciones para recibir el pago de los reembolsos de préstamos que México había contraído.
Los medios para oponerse a las depravadas ideas de extinguir con ignominia, parece que son ningunos si se considera devastada la tierra, los Enemigos casi a las puertas de esta ciudad, abandonadas las fronteras de nuestras tropas y ocupadas ya de nuestros contrarios; y si considera también que la Excelentísima Diputación y Excelentísima ciudad se hallan sin ningunas prevenciones, y, lo que es más de ponderar, sin dineros efectivos en sus erarios, que es el principal nervio y fuerza para emprender la guerra.