encender


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con encender: desear, ensenar, llenar, llevar, quedar, regresar
  • all
  • verbo
  • pronominal

Sinónimos para encender

incendiar

Antónimos

excitar

ruborizarse

Ejemplos ?
¡Dame oídos que entiendan a las aguas! Dame una voz que por amor arranque su secreto a las ondas encantadas; para encender su faro sólo pido aceite de palabras.
La violencia nunca ha hecho más que derribar en vez de levantar; encender las pasiones en vez de calmarlas; acumular odios y ruinas, en vez de hermanar a los combatientes, y ha lanzado a los hombres y a los partidos a la dura necesidad de reconstruir lentamente, tras dolorosas pruebas, sobre las ruinas de la discordia.
Fray Ambrosio iba delante, mostrándome el camino: A su paso una puerta se abrió sigilosa: El exclaustrado volvióse llamándome con la mano, y desapareció en el zaguán. Yo le seguí y escuché su voz: —¿Se puede encender candela?
En ese instante HUITZILOPOCHTLI dijo con voz atronadora: -Es mi voluntad que aparezca un CIHUACOATL para ayudarme a encender mi serpiente de fuego, mi rayo fulminante, mi XIUHCOATL.- Y como por arte de magia, apareció un nervudo hombre, con trazas de guerrero y encendió una culebra hecha de ocote.
Su figura, y las facciones de la mitad inferior de la cara, eran como las de los clérigos que yo había visto, pero su frente era asombrosamente alta, y tenía una expresión más hosca e inteligente, a la vez que más sutil y secretamente perversa. En ese momento - acababa de encender una débil lámpara de aceite—-.
Ya se sabe que el der/cho de protesta es derecho femenino, y que las protestas se reservan para ser atendidas el día del juicio, á la hora de encender faroles.
Y la Luna llega, y su femineidad, a encender la noche, queriendo otorgar, el paraje perfecto que ha de acompañar, a todos los amantes de esta gran ciudad EL ANDANTE Yendo hacia "Las Torpederas", con la guitarra en la mano; un muchacho tierno juega, a sentirse enamorado.
Fue la vista la intercesora y medianera de la habla, la habla de declarar su deseo, su deseo de encender el mío y de dar fe al suyo.
Igual que a ella. Fui a encender un portátil; tenía pantalla verde y daría una sombra agradable. En el instante de encenderla sonó el teléfono colocado detrás del portátil, y lo atendió la española.
Por Dios, si con él topase, muy gran su privado pienso que fuese y que mil servicios le hiciese, porque yo sabría mentille tan bien como otro, y agradalle a las mil maravillas: reille ya mucho sus donaires y costumbres, aunque no fuesen las mejores del mundo; nunca decirle cosa con que le pesase, aunque mucho le cumpliese; ser muy diligente en su persona en dicho y hecho; no me matar por no hacer bien las cosas que el no había de ver, y ponerme a reñir, donde lo oyese, con la gente de servicio, porque pareciese tener gran cuidado de lo que a él tocaba; si riñese con algún su criado, dar unos puntillos agudos para la encender la ira y que pareciesen en favor del culpado...
Nuestras casas eran vecinas, era yo joven y entusiasta, y las tres señoritas Revall hubieran podido hacer competencia a las tres Gracias. De más está decir que muy pocas chispas fueron necesarias para encender una hoguera de amor...
Gracias a él, si quieren tentar un pecho ajado con flores que consiguen encender la impureza le nacerán babosas al ramo condenado.