encerrar

(redireccionado de encerrados)
También se encuentra en: Diccionario.
Ejemplos ?
Eran la adoración de ambos y quienes los veíamos, no sospechábamos ni por aquí, que no eran casados. Y como casi siempre se encontraban encerrados, nadie lo adivinaba.
(Éstos muy probablemente son de la guarnición de la prisión, ya que los individuos peligrosos permanecen encerrados y su presencia les causa mucha pena a los americanos.) El bombardeo naval continúa.
En caso de destrucción o violación de sepulcros, para robar las cajas mortuorias, los objetos encerrados con los cadáveres, o el cadáver mismo, la pena será de prisión de tres a cinco años.
Dejólos encerrados, y volvió a coger los trofeos de la batalla, que fueron tres vainas, y luego se las fue a mostrar al asistente, que, si mal no me acuerdo, lo era entonces el licenciado Sarmiento de Valladares, famoso por la destruición de La Sauceda.
Postrer representante de mi raza, mi nombre se perderá conmigo, y mi casco y mi escudo que cuelgan allí, serán encerrados conmigo en mi tumba.
En su corazón de madre se agitaba el remordimiento; pensaba en los pobrecitos encerrados en el establo que iban a quedar excluídos del reparto de mercedes.
Frutos amargos del primero ha cosechado con lágrimas la humanidad en los países que han caído víctimas de la revolución marxista, y los hombres no podrán borrar de su memoria el reciente martirio de Hungría y la tragedia que están viviendo los pueblos encerrados tras el telón de acero.
Allí, como no hay nada construido, podrá trazarse científicamente una ciudad con sus centros escolares, sus establecimientos comerciales, distribuidos de una manera racional los locales para los establecimientos de acuerdo con el número de familias, sus parques, sus paseos; en los edificios, sus locales para los muchachos, sus patios para los muchachos, porque uno se muda a un apartamento de dos cuartos y le cobran 80 pesos y tiene tres hijos, no hay un parque por todos los alrededores, no tiene criada de mano y tiene que dejar los muchachos encerrados allí cuando se va a trabajar, prisioneros los muchachos; no tienen dónde ir sin peligro de que los arrollen o los maten.
Por la mañana vino el sacerdote en procesión, y su sacristán iba cargado con un saco en el que estaban encerrados un gato y un perro.
Desde entonces empezaron unos días angustiosos, interminables. Los tres pasaban el día encerrados en el cuarto, sin hablar, sufriendo una especie de reclusión forzosa.
Heos dado valor para hacer desprecio de lo que a otros causa temor, y para tener hastío de lo que otros desean. No resplandeceréis por fuera, porque vuestros bienes están encerrados dentro.
El recuerdo del combate de Río Negro, en que trescientos prisioneros fueron encerrados en un corral de piedra de donde los sacaron uno por uno, a lazo, para desjarretarlos y degollarlos como reses, es uno de los episodios de menor cuantía, así como escasa importancia tiene en relación a las demás herejías, el hecho de que a un joven revolucionario le hicieran comer carne asada de su propio padre.