engatusar


También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para engatusar

Ejemplos ?
¡Una suerte loca de remate; y todos los dones de la fortuna! Salud, buen humor, figura simpática, linaje, riquezas y el don de engatusar a cuantos...
Pasado algún tiempo, le dijo la zorra al lobo: -Compadre, lo prometido es deuda; su casa de usted está rematada, y tiene usted que darme el banquete que me prometió. El lobo, que tenía todavía coraje, no quería; pero al fin se dejó engatusar, y se dio el convite a la zorra.
El pobrete no sabía otra cosa que aguar el vino, vender gato por liebre y ganar en su comercio muy buenos cuartos, que su bellaca mujer se encargaba de gastar bonitamente en cintajos y faralares, no para más encariñar a su cónyuge, sino para engatusar a los oficiales de los regimientos del rey.
Como el burlador de Sevilla, tenía a gala engatusar muchachas y hacerse el orejón cuando éstas, con buen derecho, le exigían el cumplimiento de sus promesas y juramentos.
El concejo se quedó tamañito bajo tan contundente argumento. -De manera -dijo el alcalde-, que nos convendrá decir a ese señor que se guarde el regalo para engatusar a otros tontos...
"Resulta, ahora no me acuerdo si era en la agencia del Chevrolet o del Buick, donde Enrique estaba de empleado, que le tenían confianza... bueno, para engatusar siempre fue un maestro éste.
Y porque tenemos tal confianza en el pueblo y tal confianza en su madurez política, que sabemos que nadie lo va a engatusar, ni lo va a desviar, ni lo va a engañar.
Viene la guerra mundial, un estado de opinión en el mundo entero contra la dictadura, porque a los infelices pueblos los volvieron a engatusar una vez más y les hablaron mucho de Hitler...
Pero don Pedro no era de los que se dejan engatusar con dedadas de miel, y le contestó al presidente: -Sabroso bocado es doña Francisca, hermosa como una perla, rica como una reina y con mucho señorío en la persona; pero perdono el bollo por el coscorrón, que en Dios y en mi ánima tengo jurado no renunciar a las gollerías de mancebo ni por todo el imperio de las Indias, amén de que entre el sí y el no de una mujer no pondría yo ni la punta de un alfiler.
Sea usted inflexible, como el Ruy Gómez del Hernani, y no se deje engatusar por las marullerías de unos labios de cereza y los guiños de unos ojos negros.
¿Dónde estaría su Antonio?... Al pensar esto, surgió en su imaginación el recuerdo de Filomena, de aquel trasto que había conseguido engatusar a su hombre.
Morcadés vivía con su padre en la Corte, y lo atendía cuando estaba enfermo. Intentó engatusar a Merlín para que le enseñase magia, pero el mago tenía cosas mejores que hacer.