Ejemplos ?
Sabiendo que era yo el único que podía tomarme aquel cuidado y cumplir el doloroso deber de anunciar a su madre la horrible noticia, quería cumplir aquel enojoso deber fielmente.
Llegado al Club, fue directamente a la biblioteca, tocó el timbre y pidió al camarero que le trajese una limonada y un tratado de toxicología. Decidió en definitiva que el veneno era el instrumento que más le convenía adoptar para su enojoso trabajo.
Sería largo y enojoso referir el laberinto de cuidados, las tristezas y tenebrosos espantos de aquella horrible soledad, sólo conocida de los que la han sufrido.
jamás hacerme cambiar, y permítame que le ruegue, mi querido amigo, que no vuelva a hablarme de asunto tan enojoso como ingrato para el Perú y sus hombres públicos; y sí, solo permítame que le suplique como su amigo sincero, que en los momentos en el que el hombre consulta con todo su corazón y su conciencia desprendiéndose de toda preocupación apasionada; recuerde todas mis cartas y no culpará al amigo que con franqueza y lealtad le ha hablado de asunto de tan vital importancia para el país como para U.
Perdiendo paulatinamente una tras otra las preseas artísticas que hoy constituyen su principal atractivo para el arqueólogo; desfigurados á los ojos del que busca en ellos el venerando escenario de grandes sucesos históricos; convertidos en insignificantes y mudos paredones, enojoso estorbo al ansia reformadora de las municipalidades modernas...
SÓCRATES.- Si es más fea la comisión de una injusticia que la desgracia de ser víctima de ella, es o porque es más enojoso y causa más dolor, o por ser un mal mayor, o por lo uno y lo otro a la vez.
Pero el vehículo estaba a los bordes, y cayó a la zanja pantanosa. Maniobró la picana, se alzó la voz enérgica, y después de un vaivén enojoso, la carreta arrancó con las pinas crujiendo.
Se levantó con tanta precipitación, que por poco si tira la silla, y, en extremo confusa, salió del comedor. -¡Qué enojoso es todo esto, Dios mío!
me dio del enojoso asunto en que se vio envuelto, como tampoco podía creer en realidad que Irma se hallaba gravemente enferma a causa de una inyección de un preparado a base de propilena que Otto le había administrado.
siempre acompañada te goces del deseo que me anima, más años que agradable flores esparce en la húmeda ribera la alegre primavera; y nunca el cielo oprima la dulce risa de tu rostro hermoso con disgusto enojoso, permitiendo que goce yo las flores (como fiel mariposa o cual dorada abeja, que su aliento chupa, y en ellas forma su alimento) de tus dulces amores, ¡oh mi Lucinda hermosa!
He de decirte, pues, ya que tanto ponderas tus beneficios, que Cipria sola, no otro dios ni hombre, me salvó en mi navegación. Sutil es tu ingenio, y te será enojoso que yo cuente cómo te forzó Eras con sus inevitables saetas a libertarme.
Aquel sobre el corcel, que restó erecto y al otro vio con el caballo en tierra, juzgando ya enojoso el desafecto, no procuró continuar la guerra; sino por donde ve el camino recto corriendo a rienda suelta otra vez yerra; y, antes que el infiel del trance salga, ya a milla o poco menos de él cabalga.