enriquecer


También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para enriquecer

prosperar

Sinónimos

Ejemplos ?
Tienes en las manos un libro único que tiene como objetivos: — profundigi vian konon de Esperanto gis tia grado, ke vi povos ne nur libere legi ajnan libron, sed ankau verki bonstile; — afianzar tu conocimiento del esperanto de tal forma que puedas llegar no solamente a leer libremente cualquier libro sino también a escribir con buena estilística; — enkonduki vin en Esperanto-literaturon kaj pli vaste — en Esperanto-kulturon; — familiarizarte con la literatura esperantista y más extensamente con la cultura del esperanto; — montri al vi la laboron de modela Esperanto-klubo; — presentarte la labor de un club esperantista modelo; — pliricigi viajn generalajn konojn. — enriquecer tu cultura general.
La vigilancia del patrimonio moral que alienta en los hogares mexicanos y les da estabilidad, es indispensable para conservar y enriquecer la consistencia del núcleo familiar.
Por tanto, mientras la escuela siga sin enriquecer sus tareas y actividades a partir de esos universos de significaciones latentes en el aula, en el barrio, en la sociedad y los proyecte por medio de las tecnologías de la información y comunicación donde se rescaten, las transacciones conversacionales, la negociación de significados, la interacción simbólica, la creatividad semiótica, lingüística y literaria, tan solo servirá para encadenar a los jóvenes a memorizaciones de datos que no les importan, a hacer copias y leer con rechazo.
El régimen actual ofrece bases endebles para pretender combatida con efectividad por lagunas que permiten enriquecer el patrimonio con cargo al servicio público, sin la obligación de comprobar los medios lícitos de dicho enriquecimiento.
La misión que el educador tiene, no puede compararse a nada y consiste simple, sencilla, difícil y trabajosamente en dirigir hacia las actividades susceptibles de enriquecer y armonizar las facultades intelectuales y morales del individuo, mas no con frialdad mecanicista, sino con el amoroso calor de la vida, con la vibración sensible y espiritual de todas las capacidades en una entrega hacia lo sano del hombre.
Dinero para la prensa antipatriótica que las defiende. Dinero para enriquecer a sus incondicionales defensores. Pero para el progreso del país, para encontrar el equilibrio mediante una justa compensación del trabajo, para el fomento de la higiene en donde ellas mismas operan, o para salvar de la destrucción las cuantiosas riquezas que significan los gases naturales que están unidos con el petróleo en la naturaleza, no hay dinero, ni posibilidades económicas, ni voluntad para extraerlo del volumen mismo de sus ganancias.
Por eso es que con todo respeto en esta exposición de motivos de esta iniciativa invito al Honorable Congreso a examinar, enriquecer, perfeccionar y, en su caso, aprobar esta iniciativa.
Todo lo anterior provocó que importantes recursos, que se habían ido generando con el esfuerzo de los mexicanos durante un largo proceso, a través del ahorro fueran exportados para enriquecer economías extrañas y empobrecer la nuestra, o sea el país en el que se había logrado acumular esas riquezas.
Sabemos que al coadyuvar en las tareas de su Gobierno, estamos contribuyendo a enriquecer el acervo común y a elevar el nivel de vida de nuestro pueblo, que a la postre no es sino contribuir a realizar el codiciado anhelo de hacer de México lo que México debe ser: una patria libre para determinarse y fuerte y poderosa para hacer respetable su libertad.
Modelados por el espíritu de la Revolución e inspirados por el ejemplo generoso de los hombres que dan honra y prestigio a nuestro país, trabajaremos, bajo su recta dirección, y sin menoscabo de nuestra dignidad, incansablemente, sin más límite que el que nos marque la pobreza de nuestra capacidad, puesta al servicio de un solo propósito y un mismo objetivo: engrandecer a México, enriquecer su destino, dignificarlo, ennoblecerlo y proyectarlo hacia la conquista definitiva de sus metas: La democracia y la Justicia Social.
l doctor don Juan Gualberto Valdivia, que tan útilníente ha servido al país en el profesorado, acaba de enriquecer la bibliografía nacional con una importante obra titulada:— líe- moria sobre las revoluciones de Arequipa desde 1834 hasta 1866, Ciertamente que nada hay de más comprometido y difícil que escribir sobre p)olítica contemporánea.
Te he ofrecido todos los países juntos para enriquecer tus ofrendas...e hice sacrificar para ti diez millares de cabezas de ganado y todo tipo de hierbas aromáticas...Construí para ti grandes pilonos, y erigí sus astas, yo mismo, aportando para ti obeliscos de Elefantina; yo mismo hice de cantero y conduje por ti naves en el Gran Verde, para aportarte productos de los países extranjeros...!