enrollar

(redireccionado de enrollaban)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para enrollar

Sinónimos para enrollar

enroscar

Sinónimos

Ejemplos ?
Conforme progresó la selección las nuevas generaciones presentaron cambios en su morfología con respecto a sus predecesores, sus colas se volvieron más cortas, les aparecían manchas blancas en el pelaje, sus orejas les caían, sus colas se enrollaban hacia arriba, se volvieron más prolíficos, su pelaje se volvió ondulado; todas éstas son características morfológicas comunes en varias razas de perro.
La moda continuó hasta mediados del siglo XVI. En ocasiones se enrollaban unas cintas entrecruzadas o en espiral que servían como adorno.
En otros molinos, como en los de Cartagena, no hay aspas propiamente, sino solamente lonas, en forma de vela triangular, que se enrollaban en el palo del aspa, cuando no eran necesarias.
Su vestimenta era de algodón, los hombres vestían de blanco con una banda roja atada a la cintura, mientras que las mujeres enrollaban una tela azul a manera de falda y usaban camisa blanca adornada con colores vistosos.
C., los boxeadores se protegían los nudillos de las manos con los himantes, unas protecciones creadas mediante tiras de piel de vaca de entre 3 y 3,7 metros de largo con las cuales se enrollaban las manos.
El tubo se conformaba a partir de tubo sin soldadura extrusionado. Un total de 176 metros de tubo se enrollaban en una espiral de unos 559 mm de diámetro y una altura de unos 830 mm.
El pie se cubría con un calcetín de lana, alrededor del cuál se enrollaban tiras de paño de unos 20 cm de ancho cubriendo desde los dedos hasta la mitad de la pantorrilla.
Las cuerdas se enrollaban tradicionalmente en el pie de ganso ? ???, pero luego se inventó una clavija que permite encordar y afinar más fácilmente.
Los primeros cucuruchos se enrollaban a mano, pero en 1912 Frederick Bruckman, un inventor de Portland (Oregón), patentó una máquina para enrollar cucuruchos de helado.
na tablilla de maldición (en latín defixio, y en griego ?at?desµ?? katádesmos) era un medio frecuente para maldecir en el mundo grecorromano, por el que alguien pedía a uno o más dioses que dañasen a otros, con frecuencia como venganza. Se escribían estos textos en finas hojas de plomo que posteriormente se enrollaban, doblaban o clavaban.
Mientras los pobladores enrollaban y apartaban el césped y otros accesorios, aparecieron varias chimeneas ascendiendo desde el suelo —simbolizando la Revolución Industrial—, acompañadas con hombres escalando su estructura, y los trabajadores imitaron forjar lo que se convirtió en los anillos olímpicos.