envanecerse


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • pronominal

Sinónimos para envanecerse

entonarse

Sinónimos

Sinónimos para envanecerse

empingorotarse

Sinónimos

Ejemplos ?
No era ni lo uno ni lo otro. No avergonzarse, sino bien podía envanecerse quien llegase a tenerla por suya. Y de cierto había entonces, en esta villa y corte de Madrid, no pocas damas de alto copete, cuyo talento y cuya hermosura eran muy inferiores a los de la marquesita; pero que completaban con el desenfado la carencia o la escasez de tan altas cualidades, e infundían vehementes pasiones y eran heroínas de mil galantes aventuras.
La teoría de la necesidades básicas humanas, discutida por serios investigadores y que tanto he mencionado en mis ensayos pedagógicos, ha demostrado que cuando la educación las toma en cuenta, el alumnado, los seres humanos que laten en ellos, transforma la fugacidad de la instrucción escolarizada común, en un permanente movimiento hacia su propia superación: la motivación que nace de lo más profundo de los anhelos de ser de los humanos; una motivación intrínseca; no la de simples incentivos ni la disfrazada de gusto por llenarse de erudiciones per se y envanecerse.
El Partido Colorado, que solo podía enorgullecerse hasta hace pocos años de una gloriosa tradición, confundida con la tradición de la República, puede hoy envanecerse de haber agregado, como corbatas brillantes a la vieja bandera roja, las grandes conquistas de democracia y justicia que suman un ejemplo aleccionados en la legislación más avanzada de América.
No era la bien trazada pierna el único atractivo que realzaba al profesor de esgrima; podía envanecerse y alabarse de unos bigotes castaños, lustrosos de cosmético, un cuerpo ágil y estatuario, que el diario ejercicio del florete volvía más airoso, y, en el ramo de indumentaria, preciarse de una colección de látigos con puño de plata, calzones de punto, corbatas flotantes y dijes de reloj en extremo caprichosos, todo lo cual hacia a Armando Deslauriers muy peligroso para el mujerío marinedino de cualquier estado y condición: señoras y artesanas, dueñas, casadas y doncellas.
SEIS La teoría de las necesidades básicas humanas como un fundamento psicopedagógico para una educación neohumanística, discutida por serios investigadores, ha demostrado que cuando la práctica educativa las toma en cuenta, el alumnado, los seres humanos que laten en ellos, transforma la fugacidad de la instrucción escolarizada común, en un permanente movimiento hacia su propia superación creadora; motivación que nace de lo más profundo de los anhelos de ser de los humanos; motivación intrínseca se ha dicho recientemente por los descubridores del hilo negro (aunque toda motivación siempre surge del yo profundo); no la de simples incentivos ni la disfrazada de gusto por llenarse de erudiciones para concurso y envanecerse...
CAPÍTULO XII Texto superescrito Cómo San Francisco quiso humillar al hermano Maseo San Francisco gustaba de humillar al hermano Maseo, con el fin de que los muchos dones y gracias que Dios le daba no le hiciesen envanecerse, sino, más bien, le hiciesen crecer de virtud en virtud a base de la humildad.
Aunque la mayoría de los historiadores reconocen que la gestión de Cicerón durante la crisis fue impecable, y que sus discursos ante el Senado salvaron la República romana, también suelen mencionar cómo tras su éxito Cicerón comenzó a envanecerse, al tiempo que el mismo éxito que había salvado a la república hizo que surgiera en contra de Cicerón una gran envidia por parte de algunos elementos del Senado, envidia que posiblemente surgía del hecho de que Cicerón era un homo novus (hombre nuevo); es decir, un hombre que, sin pertenecer a una gens, siendo plebeyo, llegó al consulado (recordemos que Cicerón era hijo de campesinos).