eral

(redireccionado de erales)
También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para eral

novillo

Sinónimos

Ejemplos ?
Las crías de la vaca son los terneros o becerros y los ejemplares jóvenes son conocidos como añojos cuando cumplen un año, erales cuando tienen más de un año y no llegan a los dos, y novillos hasta la edad adulta (los animales de más de dos años y menos de tres se les llama también utreros, y cuatreños cuando tienen cuatro).
Al final de esa temporada, el 1 de octubre de 2010, se encerró con éxito, saliendo a hombros, en la plaza de toros de Zafra con 6 erales de distintas ganaderías.
En la costa, destaca la alineación de las Montañitas de los Erales, Montañita el Charco, Montaña Negra, la Montaña del Majano y los dos conos denominados Malpasito de Arriba y Malpasito de Abajo.
Las diferentes edades se denominan con nombres específicos: añojos (un año), erales (dos años), utreros (tres años), cuatreños (cuatro años) y cinqueños (cinco años).
Los carteles, elaborados por la empresa Coso de Badajoz, quedaron de la siguiente manera: Viernes 12 de agosto: erales de José Luis Marca para Javier Moreno, José Garrido y Miguel Ángel Silva.
El recinto donde tienen lugar es una plaza de toros fija o portátil y puede ser también una plaza del pueblo cerrada con carros u otras barreras provisionales. Por regla general las reses que se lidian son erales o vaquillas, pero en algunas ocasiones se han lidiado también cuatreños.
Con diez vacas de Parladé y un lote de ciento cincuenta hembras, quince utreros y quince erales de Eduardo Miura (los sementales miureños eran: “Lagarto”, “Guineo” e “Inspector”) Sotomayor establece la ganadería en los cortijos de “Cuevas Altas” y “Córdoba la Vieja”, muy cerca de la capital cordobesa.
El torero de a pie es el responsable sostener la lidia al toro con el capote, llevarlo al caballo, realizar la faena con la muleta y darle muerte. Los matadores de toros comienzan su aprendizaje toreando erales, generalmente a una temprana edad.
Dentro se halla también una copiosa fuente que perpetuamente corre cristalinas aguas, que basta para dar refresco a mil personas, con cuyas comodidades y seguridades comenzaron a poblar los franceses y cada uno procuró buscar su vida, unos en la caza, otros plantando tabaco y otros cruzando sobre las costas de las islas de España, como todavía hacen. Erales insufrible a los españoles que los franceses poblasen allí tanto, temiendo que con el tiempo los echarían de la grande isla.