errar

(redireccionado de errados)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para errar

equivocarse

faltar

Sinónimos

vagar

Antónimos

Sinónimos para errar

divagar

Sinónimos

Ejemplos ?
Desend siempre contiende de valer a cuitados, Gobernar los mesquinos, revocar los errados, Por tierras e por mares fer miraclos granadas Tales e muy maiores de los que son contados.
Los perseguidores presumían esta maniobra; pero como dentro del monte el que ataca tiene cien probabilidades contra una de ser detenido por una bala en mitad de la frente, el capataz se contentaba con salvas de winchester y aullidos desafiantes. Por lo demás, los tiros errados hoy habían hecho lindo blanco la noche del jueves...
Tanto son los exiemplos que non serien contados, Ca creçen cada dia, diçenlo los dictados: Estos con çiento tantos diezmos serien echados: Ella ruegue a Xpo por los pueblos errados.
Desta manera aquél, por quien reparte tu corazón sospiros mil al día y resuena tu llanto en cada parte, subió por la difícil y alta vía, de la carne mortal purgado y puro, en la dulce región del alegría, do con discurso libre ya y seguro mira la vanidad de los mortales, ciegos, errados en el aire ’scuro, y viendo y contemplando nuestros males, alégrase d’haber alzado el vuelo y gozar de las horas immortales.
desde aquí los pareceres mortales aprende, escuchando el orden engañosos de mis palabras. Acordaron dar forma a dos formas, para ambas una sola no es necesario, en lo que errados están.
Por la que no tiene par. ¿Quién sería? "Virgo María, caelorum via, de los errados la guía". ¿Y el mote? Cual no se vió: "Sitio, sitio".
Porque habiendo dicho que sus antepasados, andando muy errados sobre la razón de los dioses incrédulos y sin advertir al culto y religión de los dioses...
Vistie a los desnudos, apaçie los famnientos, Acogie los romeos que vinien fridolientos, Daba a los errados buenos castigamientos Que se penetençiassen de todos fallimentos.
¿Qué aprovecha decir lo que no pudiste negar, que van errados los hombres con la disciplina theúrgica, y que suceden a infinitos con sus ciegas y necias opiniones, siendo un error evidente acudir con nuestros votos y súplicas a los príncipes y a los ángeles?
Para hallar éstos y para conseguir en esta vida el sumo bien y huir del sumo mal, trabajaron infinito, como insinué, los que, en la vanidad lisonjera del siglo, profesaron el estudio de la sabiduría a los cuales, sin embargo, aunque errados por diferentes motivos, no permitió la verdadera senda y luz del camino de la verdad, que no pusiesen los fines de los bienes y de los, males, unos en el alma, otros en el cuerpo y otros en el alma y en el cuerpo.
Aquella alma es de un varón excelentísimo en santidad; a ella adoran y respetan los que andan lejos de la verdad.» Después de las palabras de este oráculo, pone las suyas, y dice: «Así, pues, le llamó varón santísimo, y que su alma, como la de los santos, después de muerto, fue a gozar de la inmortalidad, y que a ésta adoran los cristianos que andan errados.» Y preguntando, dice: «¿Por qué motivo fue, pues, condenado?
Porque no dijo que andaban un tanto equivocados para descubrir el arte de hacer dioses, ni contentóse con decir errados, sino que añadió y dijo muy errados.