erudición


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con erudición: inquisitivos
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para erudición

Sinónimos para erudición

Ejemplos ?
La literatura ha de ser captada así, en un plan contemplativo y a la vez generador de acción transformadora para lograr que el estudiante la sienta en todo su esplendor, como un muestrario, sin las obsesiones de la crítica o de la erudición.
Es posible que algunos consideren inconveniente o impropia esta publicación por creer que así contribuimos al relajamiento moral de nuestra civilización febril y vertiginosa; pero las censuras de éstos moralistas no me preocupan mayormente por cuanto considero la "Nomenclatura y Apología del Carajo" una obra de erudición lexicográfica.
Y al decir esto no condenamos en verdad a aquellos hombres doctos e ingeniosos que ponen su industria y erudición y las riquezas de los nuevos descubrimientos al servicio de la filosofía; pues sabemos muy bien que con esto recibe incremento la ciencia.
Capitu- lito de erudición, y nada más; y como no se ha declarado que lucir pretensiones de erudito sea un crimen, resulta quye no es justiciable el señor Oyóla sólo por contarnos que ha leído mucho de bueno, mucho de mediocre y hasta mucho de malo.
En la mayoría de los eruditos, que suele ser gente mezquina y envidiosa, la rebusca de pequeñas verdades, el esfuerzo por rectificar una fecha o un nombre, no pasa de ser o un deporte o una monomanía o un puntillo de pequeña vanidad; pero en un hombre de alma elevada y serena, y en los eruditos de erudición que podría llamarse religiosa, tales rebuscas implican un culto a la verdad.
Pero, en esta erudición y todo, Capdevila se anticipa a la réplica de los católicos y supone que le dicen: «Esa concepción que te sorprende y niegas porque se opone a las leyes de la naturaleza que tú has estudiado como médico, en el cuerpo humano es posible y verdadera, como obra que fue del único Dios que puede cambiar cuando le plazca las leyes del Universo».
No es la ciencia la que yo injurio, me he dicho, es la virtud que defiendo ante los hombres virtuosos. La probidad es aún más querida a las personas de bien que la erudición a los doctos.
No fué una sabia, no fué un portento de erudición como la pseudo-autora de los tercetos; fué sen- cillamente una poetisa que transparentó siempre, en sus ver- sos, femeniles exquisiteces.— Si México posee una hija mimada de Apolo, el Perú la tuvo antes, se dijeron nuestros antepasa- dos: y por esta razón de pueril vanidad patriótica no hubo, en los tiempos de la colonia, quien, sin prejuicios y con áni- mo sereno, acometiera la investigación.
“El Estado soy yo.” constituye el grito de la egolatría y se excede tanto que termina en el hartazgo de los explotados. Y por supuesto la erudición enciclopédica sin evidencia creadora para la sociedad.
Su erudición diversa y su vocación rebelde, así como sus alardes burlones y escépticos le provocaron tanto la estima de quienes lo trataron como los ataques de sus contrarios.
A medida que yo crecía, crecían también los cuentos y relatos de Frutos, sin faltar los ejemplos y milagros de santos y ánimas benditas, materia en que tenía grande erudición; e íbame aficionando tanto a aquello, que no apetecía sino oír y oír.
En la regocijada musa de nuestro compatriota no hay ese alambicamiento culteriano, esa manía de lucir erudición in- digesta, que afea tanto las producciones de los mejores inge- nias del siglo XVII.