esclavitud


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para esclavitud

servidumbre

Sinónimos

Ejemplos ?
Al fin las cosas de la Provincia llegaron á tal estado, que fué preciso que ella se resolviese seriamente á recobrar sus derechos usurpados, para salir de la antigua opresión en que se mantenía agravada con nuevos males de un regimen sin concierto, y para ponerse al mismo tiempo á cubierto del rigor de una nueva esclavitud, de que se sentía amenazada.
La sujeción que declaró rota el Acta de la Florida, equivalía a esclavitud – por más ventajosa que se le quiera suponer – porque era impuesta por la fuerza extranjera que resistimos mientras fue posible y porque ya anteriormente habíamos gozado de la libertad.
el emperador ” y luego: “ Ellos luchan contra los brasileros pero es para rescatar a su país y librarse ellos mismos de una asfixiante esclavitud, no para colocarse bajo la autoridad de Buenos Aires y si el emperador fuera alguna vez desalojado de la Banda Oriental, los orientales estarían igualmente prontos a luchar contra Buenos Aires por su independencia, como lo hacen ahora contra el Brasil ”.
el emperador ”; y luego: “ Ellos luchan contra los brasileros, pero es para rescatar a su país y librarse ellos mismos de una asfixiante esclavitud, no para colocarse bajo la autoridad de Buenos Aires; y si el emperador fuera alguna vez desalojado de la Banda Oriental, los orientales estarían igualmente prontos a luchar contra Buenos Aires por su independencia, como lo hacen ahora contra el Brasil ”.
Los TEOCALLIS parecían más centros de borrachos que sitios destinados a la elevación del espíritu y al perfeccionamiento de nuestra mente. La limpia natural de TLAZOLTEOTL, la pulsión sexual, dejó de ser una necesidad, para convertirse en esclavitud sensoria.
Pero en el caso que se niegue a estas dos proposiciones, se vuelvan desde luego a Barcelona, y que en el ínterin que se practica esta diligencia, se prevengan los Excelentísimos Brazos con la mayor presteza, para una válida defensa a fin de que cuando venga una total negativa de los enemigos, de la cual reconozcamos que pretenden despojarnos a su albedrío de todas, y sujetarnos a una eterna ignominia vergonzosa esclavitud...
29º) Que cualquier que sea la forma de gobierno que haya de constituirse por la Asamblea, sea después de haberse acordado si conviene o no declararse en las actuales circunstancias la independencia de América. 30º) Que se trata de la extinción de la esclavitud ccomo un mal de la humanidad, a lo menos la del vientre.
Sólo así encenderemos esas dos luminarias que regirán la vida de los nuevos hombres, pues, hundidos en la animalidad, los pocos sobrevivientes que pueblan la tierra, escondidos como sabandijas, como gusanos, como ajolotes, como culebras sin plumas, yacen abandonados a la esclavitud de las oscuridades.
Con igual indignación se había referido a Estados Unidos en su obra El Evangelio americano: los Estados Unidos “no abolieron la esclavitud de sus estados, no conservaron las razas heroicas de sus indios, ni se han constituido en campeones de la causa universal, sino del interés americano, sino del individualismo sajón”… por ello “se precipitaron sobre el sur”.
Nelson Mandela, primer Presidente de la nueva Sudáfrica, por iniciativa de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y Secretaria General de la Conferencia Mundial, y firmada por 74 Jefes de Estado, Jefes de Gobierno y dignatarios, Reafirmando que la diversidad cultural es un valioso elemento para el adelanto y el bienestar de la humanidad en general, y que debe valorarse, disfrutarse, aceptarse auténticamente y adoptarse como característica permanente que enriquece nuestras sociedades, Reconociendo que la prohibición de la discriminación racial, el genocidio, el crimen de apartheid y la esclavitud...
En un país como el nuestro en el cual debido a la tradición de centurias y a la huella de milenios, abundan aún seres marginados, trascendente es el anhelo de inculcar en cada educando el deseo de superación, de avance y de amor a la cultura, ya que la ignorancia hunde a los individuos en la esclavitud ideológica, en el fanatismo irracional y los deshumaniza enajenándolos.
Decir que los peligros en que nos hallamos no sean grandes, fuera necedad; dudar que los ahogos que nos oprimen son como sofocativos, fuera locura; no creer que nuestras presentes aflicciones son de la mayor monta, fuera negar la verdad; pero dar por imposible el remedio, es estar oprimido de un pánico temor y haberse desapropiado del; dar el caso presente por no sucedido, es negar a nuestra sus gloriosas hazañas; elegir el medio de sujetarse a la dura esclavitud que quieren imponernos nuestros Enemigos, es hacer afrenta a, degenerando de nuestros Predecesores.