escudo

(redireccionado de escudos)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para escudo

Sinónimos para escudo

armería

Sinónimos

Ejemplos ?
Xibalbá quería burlarse de Supremo Maestro Mago, Principal Maestro Mago, de sus escudos de cuero, de sus anillos, de sus guantes, de sus coronas y de los cascos con que se engalanaban Supremo Maestro Mago, Principal Maestro Mago.
La rata subió en seguida junto a la pelota que cayó de las cuerdas de la casa con los anillos, los guantes, los escudos de cuero; los tomaron al instante y fueron a esconderlos en el camino que conducía al juego de pelota.
—Que vengan aquí a pelotear con nosotros dentro de siete días; que vengan también sus accesorios de juego; pelota, anillos, guantes, escudos de cuero; que aquí se vivifiquen sus rostros, dicen los jefes.
Verdaderamente, tal como es su ser es grande”, repitieron cuando se reunieron en Consejo. “Pues bien, los atacaremos, los mataremos; nos adornaremos con flechas, con escudos.
He aquí, pues, que todas las tribus se juntaron, todas adornadas con sus flechas, con sus escudos: innumerables eran los metales preciosos de sus ornamentos: embellecido el aspecto de todos los jefes, los Varones; todos en verdad cumplieron su palabra.
Con el trunco pendón que me cubre se cobijan mis puños guerreros donde escudos silentes resisten su caída en flagrantes deseos… Ardiendo el corazón me desconozco… Un vuelco me hace añicos los espejos para no ver más lágrimas.
Hicieron en seguida maniquíes semejantes a hombres; esto fue por ellos; después los alinearon allí, en las fortificaciones; de igual modo estaban allí sus escudos, estaban allí sus flechas, ron los cuales se les adornó; en sus cabezas se les pusieron coronas de metales preciosos; se les pusieron a aquellos simples maniquíes, a aquellos simples construidos con madera; se les pusieron los metales preciosos que se habían ido a coger a las tribus en el camino y con los cuales los maniquíes fueron adornados por .
“¿Adonde han ido a coger, adonde han ido a reunir, todo lo que hay de abejas, de avispas?” Pegadas así, mordían los ojos; las bestezuelas se abatían furiosas sobre cada uno de los hombres. Embriagados por las abejas, las avispas, sin poder sostener sus flechas, sus escudos, caían sobre la haz de la tierra.
Tal vez me alcanzarán en mi camino mil orgullosos barcos más veleros, coronados sus altos masteleros de escudos que el orgullo acumuló; yo los veré pasar de entre las flores que coronen mi mástil, y su gente bogará más veloz, más insolente, no más segura ni feliz que yo.
141 este pícaro malvado,90 como le descubrí el hurto en tu casa, él, esperando ocasión para vengarse, vino y, al punto mirando la joya que tú me diste, después de haberme llevado un bolso con cien escudos que tenía para el gasto de casa sobre esa mesa, me quiso quitar, porfiando de que la joya era suya.
Aquellos a quienes primero se alcanzó fueron acabados, fueron matados: no pocos hombres perecieron: no mataron tanto como sus corazones perseguían, porque los animales estuvieron en contra de ellos No emplearon toda su valentía: sin flechas, sin escudos, mataron.
Y HUITZILOPOCHTLI quedó extasiado ante la blancura aquella, pero más conmovido se notó, cuando vio a unos hombres que arduamente trabajaban haciendo bellísimos tapetes, escudos, penachos, con las plumas de las blancas garzas.