expensas


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con expensas: a expensas de
  • all
  • locución

Sinónimos para expensas

a expensas de

Sinónimos

  • por cuenta de
  • a costa de
  • de cachete

Sinónimos para expensas

costas

Sinónimos

Ejemplos ?
Para mí no estaríamos hoy apasionadamente engolfados, así lo creo, en la triste e insoluble división que promueve este Convenio cuyo final alegre o melancólico correrá, al fin y al cabo, a expensas de otros Estados, si antes de comprometerse la mayoría a su andamiento se hubieran revisado cuidadosamente los antecedentes internacionales de nuestra pública actuación.
San Pedro lo es de la calle Alta, o Cabildo de Arriba, y la calle del Mar, o Cabildo de Abajo, está encomendado al amparo de los santos mártires Emeterio y Celedonio, a cuyas gloriosas cabezas, de las que se cuenta que llegaron milagrosamente a este puerto en un barco de piedra, ha dedicado, construyéndola a sus expensas, una bonita capilla en el barrio de Miranda, dominando una gran extensión del mar.
Entre tanto, las costureras, que habían venido siguiéndolos desde los prados de San Juan hasta las huertas del Alta, y rindiéndoles culto a sus propias expensas, prescindieron también del motivo de las romerías para bailar, y también se bajaron a la población para bailar más tranquilas, y pujaron el alquiler de la mismísima huerta de Santa Lucía, y no hallaron sosiego hasta que lograron bailar en ella con el mismo gas y el propio decorado de las señoras, aunque en distintos días.
Los mayores títulos de gloria de los comillanos eran haber dado la villa tres Arzobispos 22, muchos notabilísimos marinos y varios capitalistas riquísimos que, aunque residentes en Filipinas, Cádiz y otros países tan apartados, demostraban a cada paso, con limosnas y presentes de todos géneros, su amor al pueblo de su naturaleza; y sobre todo, haberse construido el magnífico templo que se levanta en la plaza, que, acaso, en su género, es el mejor de la provincia, a expensas de los mismos comillanos.
Bajó a sus pecheros los impuestos; envió sus mesnadas en defensa de la cristiandad; dos galeras, costeadas a sus expensas, purgaban los mares de infieles; y las limosnas salían de sus arcas como de manantiales insecables.
La hija de un hombre de bien que se apellidaba Barbastro y de una mujer de bien que se apellidaba Carrillo, no puede vivir a expensas de cualquiera...
Pero tal base fue omitida en la Constitución otorgada por Don Pedro I en 1824 y resultó (esa era la constatación más dolorosa) que los orientales “abrasilerados” habían luchado pura y simplemente para agrandar, a propias expensas, los dominios del Emperador.
Hay allí también toques de sombra: aspiraciones personales subalternas que florecen y medran a expensas del confiado desinterés o de la inexperiencia y buena fe; tendencias políticas sin arraigo en el suelo, que crecen arrastrándose como la yedra y extiéndense tentaculares cubriéndolo todo, tratando de avasallarlo todo; grises profundos y grises amarillentos que, en último término, todavía sirven por contraste lógico, para que brillen con claridad radiosa las figuras nobles del cuadro; las grandes figuras del paisaje de fondo, todo abnegación y austeridad patriótica.
El más famoso es el de Lope de Aguirre, que intenta formar un reino independiente, separado del Virreinato del Perú, como reacción contra la confirmación de las Ordenanzas de 1542. Encuentra muchos adeptos que deseaban enriquecerse a expensas del tributo indígena.
7° El Gobierno podrá invertir la cantidad que juzgue necesaria para el transporte de los individuos que deban salir del país, y que no cuenten con recursos para trasladarse á sus expensas.
ARTÍCULO 28º - Ningún reclutamiento forzoso podrá hacerse en la Provincia a objeto del servicio policial o de guarnición, el cual será desempeñado por alistados o contratados a expensas del tesoro provincial.
La Villa de Riobamba, la ciudad de Cuenca, la ciudad de Loja, la Villa de Zaruma y otros pueblos que estaban llenos de gente: españoles, mestizos e indios podrían ayudar con soldados a las entradas que hubiesen de hacer. El Capitán Melchor de Mármol quería costear todos los gastos a expensas de su hacienda y a riesgo de su vida.