expresar

(redireccionado de expresaba)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para expresar

interpretar

Sinónimos para expresar

Ejemplos ?
Y le expresaba a Bolívar en 1819: “Unidos íntimamente por vínculos de naturaleza y de intereses recíprocos, luchamos contra Tiranos que intentan profanar nuestros más sagrados derechos”.
Trazaba entonces una figura monstruosa, una imagen que expresaba, acaso justificándola, el tenor de su naturaleza, su espíritu terráqueo, su inclinación al suelo.
Había que darle carne a la renovación moral; que acabar con el prestigio revolucionario con que concluyó el anterior Presidente. El discurso expresaba criterio, «línea»; garantizaba impunidad y hasta simpatía.
No era una poetisa anónima, sino un espíritu que sentía y se expresaba con la delicadeza propia de su sexo, de un talento claro y de una inteligencia, cultivada hasta donde era posible que en América alcanzase la mujer.
Había transcurrido más de un mes cuando llegó una carta de Federico con la noticia de que estaba prometido con una muchacha joven y bonita, y expresaba la confianza de que toda la familia se alegraría.
Desempeñando Rosas estas funciones en 1840, el Dr. Zabalia expresaba, señalando con precisión la calidad jurídica del mandato. “ El poder del gobierno de Buenos Aires, no es un poder constitucional que esencialmente le corresponde; es una facultad, accidentalmente conferida por las provincias en dispersión.
En efecto, a raíz del victorioso avance de Rivera sobre Misiones, se le ordenó que no firmara la paz que, sobre la base de nuestra independencia, había ido a negociar a Río conjuntamente con Balcarce, por creer Dorrego, y así se lo expresaba en la comunicación en que le libró tal orden, que aquel triunfo y los que podían seguir, obligarían al Emperador a pasar por las bases más favorables a Buenos Aires.
En el clima creado por la restauración y los acontecimientos de julio de 1830 en Francia, la doctrina de Comte expresaba una profunda indiferencia por la libertad, criticaba la revolución, y rechazaba la anarquía como el mayor de los males.
En los mismos días de fechada esta carta al Libertador, - la coincidencia nos parece notable prueba del espíritu de hermandad americana – el ministro de Relaciones de Colombia firmaba en Angostura las instrucciones que extendió, de acuerdo con Bolivia, a los Comisionados en Londres Peñalver y Vergara y así se expresaba en el número 26: “ Si el General Artigas tuviera algún Agente en la Corte Británica, será tratado con la consideración que merece un Jefe irreconciliable con la tiranía española; se hará cuando sea posible por la reunión a las Provincias de Buenos Aires y por su reconciliación con el Director de ellas ”.
– Lo que dicen también los señores senadores que se oponen al convenio, pero le pediría, como lo expresaba hoy el señor senador Chiarino, que ese gran ausente viniera a Sala en lugar de decirnos palabras enfáticas de personas que por intereses a, b ó c quizá de carácter político adjetiven el convenio, les pediría a los señores senadores que dijeran dónde están esas cláusulas por las cuales nos comprometemos a cosas tan graves.
Allí decía Gaitán – téngase presente que sintetizo – que en Colombia había prácticamente dos Estados dentro de una organización: uno prebendado y otro subyugado; uno, el “país político” y otro, “el país nacional”, y, a renglón seguido, expresaba: “El país político ha asumido todas las funciones de la vida colectiva, y se ha reservado el suministro exclusivo de dirigentes, una de cuyas responsabilidades consiste en impedir las filtraciones de las clases menesterosas y en abatir o subyugar a cuantos pretendan inmiscuirse en la rectoría grande o pequeña, sin provenir de la clase seleccionada, y si alguno pasa, ha de ser sumiso, obediente e impersonal para no lastimar los altos y sagrados intereses”.
Ahora, de la televisión espero algunas otras cosas que van más allá de eso y aprovecho la oportunidad: Hace unas semanas, en una reunión aquí, en Los Pinos, expresaba mi preocupación respecto a cierto aspecto de la programación televisiva, e invitaba a la propia televisión a que desde luego bajo este criterio de que deben ser los propios medios, los que tengan su autorregulación, se abocaran a atender esta preocupación, y es la cuestión de la violencia.