férvido

(redireccionado de férvida)
También se encuentra en: Diccionario.
  • adjetivo

Sinónimos para férvido

Ejemplos ?
Los tiempos se habían cumplido, y la fraternidad y la piedad regían la conducta de aquellas masas que tantos siglos aplastó la injusticia... Y la férvida ilusión impulsaba al espíritu del conde.
Ayúdale a crecer; nunca los ojos Que tan alto tesoro ávidos celan, Sorprenderán mi amor en mi semblante, Ni juntaré mi voz a la alabanza Que de ti en torno sin cesar resuena; Y me verás indiferente, mudo, Reprimiendo la férvida palabra Que de mis labios escaparse quiere.
Y eres entonces corazón y vida de la creación, espíritu fecundo, lengua sonora y férvida del mundo, del canto universal el diapasón; suprema inteligencia, alma infinita, que la extensión abarcas, y el vacío en tu ardiente y sublime desvarío, lo pueblas con tu aliento engendrador.
¡Dichoso el que en la férvida corriente Pueda anegarse, y repetir con ellos En incesable canto, noche y día, Como David enfrente de tu carro: «¡Bendecid al Señor, ángeles suyos!» Los ángeles del segundo cielo y los planetas Inferior a este cielo soberano Otro segundo cielo se dilata Y otro ejército allí.
Tal vez un punto tu firmeza vieran De la impaciencia en las inquietas alas Los guerreros de Roma y suspiraron: En tu frente mirar tal vez creyeran La egida firme de la ardiente Palas Y mudos en su arrojo desmayaron; Quizas por un momento acallarían Su férvida arrogancia, Que inquietos contemplando tu constancia En su afan invencible te creían.
Con las alas ornadas de piedras preciosas, lo mismo que la cabellera, volarás resplandeciente en el carro de áureas ruedas, y entonces, si te conocemos bien, abrasarás a no pocos en tu fuego, produciendo tu carrera innumerables heridas. Aunque lo intentes, no podrán reposar tus saetas; tu férvida llama abrasa hasta en el fondo del agua vecina.
El sabio laborioso para seguirte se fatiga en vano, y más allá del invisible Urano ve abismarse tu carro misterioso; ¿El influjo del sol allá te alcanza, o una funesta rebelión te lanza a ilimitada y férvida carrera?
¡Oh!, ven risueña, y del andino bardo presta al laúd tu dulce melodía himnos de amor, de férvida esperanza enseña, amable a nuestras bellas ninfas.
Pero, ¿es cierto, soberano alípede, es verdad o ilusión dulce de mi deseo? ¿Es realidad física o extravío de la imaginación férvida?
«La sed, la sed, el deseo nos hace vivir y revivir: sed de placer, sed de vivir y sed de morir.» Somos, señora, una pintoresca caravana que bajo la férvida turquesa del cielo ecuatorial cruza el tórrido desierto; nos hacemos la ilusión de que somos mercaderes, pero yo aseguro a usted, señora, que nos puso en movimiento tan sólo el puro afán de sentir sed.
Y tú, gigante emperador de ríos, portentoso Amazonas, que ufano naces de peruana fuente, y de bosques umbríos y de selvas antiguas te coronas; apresura tu férvida corriente por el vecino dilatado imperio, tu festiva llegada anticipando al poderoso océano de Atlante; a quien la nueva venturosa anuncies de nuestro triunfo y del desastre iberio, y él alegre la cante y la lleve al antípoda hemisferio.
«Y ya que tú con férvida arrogancia «Humillar á tus piés sabes el mundo, «A sucumbir aprende de Numancia: «Largas horas vendrán de espanto llenas »En que cual lloro desolada llores, «Mas no sabrás morir, y las cadenas «Lánguida besarás con que tu frente «Opriman los horribles vencedores.
Sobre los lauros nuevos los antiguos ceñid, claros mancebos, que a vuestras frentes tiernas y lozanas trasladan ellos de sus nobles canas: ¡recibiendo en la férvida alabanza que al héroe por el héroe se dispensa la más alta y honrosa recompensa que pudo ambicionar vuestra esperanza!
Fuertes cual hoy, sonoras y brillantes, Llenas de vida férvida tus ondas, Abrazarán las playas resonantes -Ya sordas a tu voz-, tu brisa pura Gemirá triste sobre el mundo muerto, Y entonarás en lúgubre concierto El himno funeral de la Natura.
Yo llevaré al sepulcro, Cual dementada y férvida bacante, Lúgubres trenos, cánticos de muerte, Pues en su propia sangre Torpemente manchados, Yacen los dos.
edad festiva, ¡Más misteriosa y rara, edad traidora! ¡Cuando es la niña para el hombre esquiva, Y a los ángeles férvida enamora! ¡Pobre madre!
Los que nunca dejasteis vuestro suelo, largos viajes y vanos excusad: jamás, os digo, encontraréis consuelo, ni alivio vuestra férvida ansiedad.
II Cusibamba llamaron los Shyris, al risueño vergel donde ahora, entre arrullos del límpido Zamora, alza Loja tu férvida voz; hubo allí tantas aves y flores, que en un rato de intensa alegría, -surja aquí la Ciudad de María- dijo el bravo y creyente español.