Ejemplos ?
rezca sin tasa el doloroso llanto que las mejillas férvido te inunda, y que das a la muerte de tu madre segunda, que con inmenso amor supo quererte: llora, sin tregua llora, desde que luce el rayo de la aurora hasta que duerme el día entre los brazos de la noche fría: ¡que en tan amargos duelos, en tan hondos pesares, tener el desgraciado anhelaría por ojos las estrellas de los cielos y por llanto las ondas de los mares!
Y de repente, convulsiva, loca, en la emoción de férvido embeleso, en la boca de Adán clavó su boca y se dieron los dos el primer beso.
Invasor indiferente como un bruto, :cual un asno enfurecido, cual un férvido bisonte trashumante que no ve lo que destruye con sus patas, :en su fiebre ambulatoria, :en sus ansias de migrar; :invasor indiferente a lo bello, a lo sagrado y lo indefenso - :que están siempre por arriba :de la cólera de un hombre, :como un niño en sus pañales, como el sol en su dominio sideral;- destructor de catedrales portentosas, y colegios, y hospitales, y ambulancias, :y barcazas pescadoras, y ciudades tan abiertos como el cielo, y poblachos tan risueños e inocentes :como el patio de una escuela; :por jactancia, :por barbarie enardecida, :por llenar de espanto al mundo, porque así lo hicieron antes los Atilas y Alaricos: :por maldad.
Lo último ya habiendo soportado mis acompañantes en la guerra y en el estrecho, abandonan, y un fin ruegan de ese errar, mas Acmon, de férvido ingenio, entonces verdaderamente también por las calamidades áspero: 485 “¿Qué queda que ya la paciencia vuestra rehúse soportar, varones?”, dijo.
Por ti, férvido Mar, los habitantes De Venus, Marte, o Júpiter, admiran Coronado con luces más brillantes Nuestro planeta, que tus brazos ciñen, Cuando en tu vasto y refulgente espejo Mira el Sol de su hoguera inextinguible El áureo, puro, vívido reflejo.
Un punto nos quitan, un punto querido, que patria llamamos con férvido amor; mas, presto encontramos que al punto perdido se sigue en lo inmenso la patria de Dios.
En medio de tus campos de luz vestidos y genial belleza, sentí mi pecho férvido agitado por el dolor, como el océano brama cuando le azota el norte.
desde entonces llevo yo la sombra de esa mujer en mi alma; triste mi labio férvido la nombra, y por ella suspiro en medio del silencio y de la calma de la estrellada noche; y aún siento enamorado que hierve en mis entrañas, turbando donde quiera mi sosiego, como una ola de fuego que ni el tiempo sofoca la ardiente llama que aspiré en su boca.
Al otro mandria, de cabeza fría, que todo lo refiere a los sentidos, ¿qué le importan fazañas ni cumplidos, si al sórdido interés tiene por guía? Hidalgo el uno, la hermosura crea que corazón le acepte y homenaje, férvido adorador de Dulcinea.
Yo, joven nacido con alma de fuego, levanto a los cielos mi férvido ruego mecido en las alas de un sueño de amor; y ahogando un instante mi ardiente suspiro, repita mi acento con trémulo giro: "¡Del pueblo de Mayo seré trovador!" ::: Se agitan, cual las olas de un mar embravecido, del mundo las naciones, en débil pedestal; ya tiembla su cimiento mil veces carcomido, va rompe sus murallas furioso vendaval.
Este férvido amor que a Dios se lanza buscando lo perfecto en lo absoluto, esta firme esperanza que robustecen el dolor y el luto, esta fe poderosa que ilumina las sombras del misterio, hablan al corazón en cada fosa de tu recinto, ¡oh mudo cementerio!
Mil voces saludan con férvido canto al sol que ilumina la bóveda azul, tendiendo en el cielo su fúlgido manto y el suelo bañando con nítida luz.
El asombro era general. Jamás se había pronunciado un elogio más férvido, más encendido, más lleno de admiración y cariño a la obra y a su autor.
Déjame ver el férvido torrente que socava el peñón y arranca el brezo...
Y para amar con férvido entusiasmo la libertad, la gloria y la grandeza, para adorar la púdica belleza, tu generoso corazón formó.
La doncella a contarlo apenas vino, del férvido sollozo importunada, que de la perla y el coral vecino salir hacía la voz entrecortada.
Sin dejar de lado a Rodolfo Villegas Bolaños 1950–2004 hombre de gran talento musical, el cual rinde férvido homenaje a las mujeres de las ocho regiones del estado, con la melodía quizá más representativa de nuestro folclore a nivel mundial "Mujer Oaxaqueña".