faena


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para faena

Sinónimos para faena

Ejemplos ?
-Pos usté dirá, y métale usté espuelas al jaco, que tengo yo mucha priesa. -Pos bien, ya verá usté qué pronto arremato mi faena. Usté tiée una hija que es er delirio y yo tengo veinte y tres años, soy güérfano de padre y madre, no tengo oficio, pero si tengo un cortijo que me renta tres mil púas y la mar de codornices, y además jace cosa de dos meses tuve la desgracia o la fortuna de trompezarme en ca de la Llorona a su hija de usté, y desde punto y hora en que la vi se me aflojaron las coyunturas y me quedé tonto, pero que tonto der to, y como ya jace dos meses que no vivo, y como yo voy por la de en medio, pos esta mañana que me alevanté trempano me dije yo mirando hacia el suelo y rascándome el cogote: «Esto no puée seguir asín, Antoñuelo.
-Güeno, tú me puees matar si es tu gusto; pero no por eso dejará de ser una malita faena la que tú te estás cargando con el Chumbera, y lo que yo te digo es que esas cosas tiéen sus quiebras, y que siendo Joseíto tan guasón y tan sin méritos como es, pudiera pasar que a ti se te estragara el gusto y te saliera ese juego por un ojo de la cara.
Hemos tenido ante los ojos algunos de los documentos textados y a través de los trazos irregulares y gruesos que enmarañaban la escritura, sentimos con fruición patriótica que se adivina la emoción jubilosa vibrando en los corazones de los encargados de esta faena simbólica y augural, sin precedentes en su significado profundo de democracia directa.
A su regreso de Europa, se encontró con que los administradores habían abusado de su confianza y descuidado la hacienda. Don De- metrio tuvo que volver á consagrarse á la faena agrícola.
A ustedes, honorables miembros de este Congreso, les agradezco las múltiples iniciativas que encontraron acogida en su seno, a pesar y por encima de nuestras diferencias. En esta legislatura que se inicia, nos espera también una dura faena.
Se concederá, obligatoriamente, a los prisioneros de guerra, mediada su faena cotidiana, un descanso de una hora por lo menos, descanso que será igual al previsto para los obreros de la Potencia detenedora, si éste es de más larga duración.
Los trabajadores recibirán un traje de faena, incluida la vestimenta de protección apropiada, cuando la índole del trabajo lo requiera.
Su faena mecánica les atontaba quitándoles del pensamiento cuanto no fuese la repetición incesante, espaciada por la acción de alzar y bajar la piqueta, del golpe que había de socavar aquella trinchera formidable, desmontando tierra y más tierra, que llevaban los carros ni sabían los jornaleros adónde.
Son sus legatarios y sucesores y no pretenden ser otra cosa; por eso, en espíritu, aquéllos van a laborar su lado en la misma faena, por lo mismo que el inventor del arado, en sí bello decir de Fouillet, labra invisible al lado del sembrador… Lo que hay de eterno en su hazaña, lo que da un significado propio y profundo a su cruzada, es precisamente esa continuidad que supone la austeridad del pensamiento inicial, junto a un alarde de valor ¡jamás superado en parte alguna!
Cuando el general San Martín desembarcó en Pisco con el ejército patriota, que venía á emprender la ardua faena com- plementaria de la Independencia americana, no faltaron minis- tros del Señor, que como el obispo Rangel predicasen atro- cidades contra la causa libertadora y sus caudillos.
No será excesiva la duración de la faena diaria de los prisioneros de guerra, incluido el trayecto de ida y vuelta; en ningún caso será superior a la admitida para obreros civiles de la región, súbditos de la Potencia detenedora, empleados en trabajos de la misma índole.
Y yo, que me estaba reservando, como es natural, me queo mirándolo con una miajita de zumba, me sonrío y le respondo: -Ahora, yo, y la faena, por usté.