Ejemplos ?
De una de las raíces de la torre sube culebreando por el alambre vibrante la electricidad, que enciende en el cielo negro el faro que derrama sobre París sus ríos de luz blanca, roja y azul, como la bandera de la patria.
Marino joven, las cerúleas sienes, Del más tierno coral ciñe Palemo, Rico de cuantos la agua engendra bienes, Del Faro odioso al promontorio extremo; Mas en la gracia igual, si en los desdenes Perdonado algo más que Polifemo, De la que, aún no le oyó, y, calzada plumas, Tantas flores pisó como él espumas.
Observé, sin embargo, que el traje de procurador y el cuello almidonado de míster Spenlow le imponían un poco, inspirándole algún respeto por el hombre en el que yo veía todos los días y cada vez más una criatura etérea que me parecía despedir rayos de luz mientras estaba sentado en el Tribunal, en medio de sus carpetas, como un faro destinado a iluminar un océano de papeles.
Mi corazón abiertos en el espacio de mi pecho te tiene templo y palacio; en su palacio vives de mí señora, e idólatra en su templo mi alma te adora. Perfumero de eterno vital perfume, faro que en mi alma nunca su luz consume, ¡sal, vida mía, a que su ídolo adore mi idolatría!
Para guiar nuestros pasos por caminos seguros, ningún faro más luminoso en esta obscura confusión, que el ideal democrático en el interior y nuestra decidida adhesión internacional a la doctrina panamericana.
Durante decenios, el nombre de este país era equivalente al racismo en su más horrible forma, pero hoy, señor Presidente, usted y sus compatriotas han transformado su significado: de un sinónimo de injusticia y opresión a un faro de progresismo y esperanza, no sólo para un continente aquejado de problemas, sino para todo el mundo.
Y tú, radiante y peregrina estrella, María de los mundos soberana, Madre sin mancha, compasiva y bella, a quien adoro en ilusión lejana cual faro santo que en mi fe destella, mi voz perdona, si mi voz profana osa hablar de tu amor y tu hermosura con lengua pobre, terrenal e impura.
Inventó un tipo especial de lente para faros, de mayor eficiencia que los comúnmente usados en la época., el mismo que me ha fabricado el faro.
Sólo yo adiviné... El pensar bien es a veces una venda; otras puede ser un faro. La luz de piedad que había penetrado en mi corazón lo iluminó y lo guió en el obscuro sendero de aquella historia.
La noche había caído del todo, y los terrenos que rodeaban la granja parecían brillar débilmente con una luminosidad que no era la de los rayos de la luna; pero aquella nueva fosforescencia era algo definido y distinto, y parecía surgir del negro agujero como la claridad apagada de un faro, reflejándose amortiguadamente en las pequeñas charcas que el agua vaciada del pozo había formado en el suelo.
Y aún así, si apuradas todas las amarguras, la dinastía legítima que nos ha servido de faro providencial, estuviera llamada a extinguirse, la dinastía de mis admirables carlistas, los españoles por excelencia, no se extinguirá jamás.
Busca, pues, el sosiego dulce y caro, como en la oscura noche del Egeo busca el piloto el eminente faro; que si acortas y ciñes tu deseo dirás: "Lo que desprecio he conseguido; que la opinión vulgar es devaneo." Más quiere el ruiseñor su pobre nido de pluma y leves pajas, más sus quejas en el bosque repuesto y escondido, que agradar lisonjero las orejas de algún príncipe insigne, aprisionado en el metal de las doradas rejas.