Ejemplos ?
La fastidiosa infección en un dedo que me tuvo tres días febril e impaciente, fue para ellas una absoluta prueba de la rabia que comenzaba, de donde su consternación, más angustiosa por furtiva.
Para concluir esta larga y fastidiosa carta en que me he extendido lo que no pensé, voy a indicarle que puede suceder que nuestros intereses y afecciones se manifiesten opuestos en apariencia dentro de poco tiempo; porque si aún no me conoce, le afirmo, por cuanto hay de sagrado; que, en realidad, no soy capaz de un paso que pueda perjudicarle; por el contrario, la suerte de Ud.
El que guste de adquirir una fastidiosa, e inútil erudición en este ramo, vea la difusísima obra que escribió en España el licenciado Gaspar Gutiérrez de los Ríos, en que hacinó cuantas autoridades pudieran haber esparcidas en su tiempo en inmensas bibliotecas; pero nada más conseguirá que haber leído muchas fojas sin encontrar cosa de provecho.
Y Gregorio Barsut debía darse cuenta de la repulsión que Erdosain experimentaba hacia él, porque más de una vez le dijo: –Parece que mi conversación te desagrada, ¿no? –lo cual no era óbice para que fuera a su casa con frecuencia fastidiosa.
Hállome en estado (justo es confesarte la verdad, como a médico) que ni me veo libre de estas culpas que temía y aborrecía, ni me hallo de todo punto rendido a ellas. Véome en tal disposición, que si no es la peor, es por lo menos lamentable y fastidiosa.
Yo tenía que estar en todo, y verlo todo, recorrer la ciudad de un extremo a otro, bajo una vigilancia policial más fastidiosa que hábil; atender y allanar cuantos inconvenientes se presentaban, cuidad de la organización civil y de los cuerpos comprometidos.
Y yo pensé, "este es el trabajo que el Congreso Americano debe protege y que todos los hombres respetan y consagran" - labor agotadora, viril y honesta, tan honesta como el día es largo, que hace que el pan tenga un sabor dulce, y mantiene dulce a la sociedad. Sin duda es un grillete sagrado llevar a cabo la necesaria pero fastidiosa faena.
El palenque del domador tiene que ser sufrido, para resistir, sin aflojar, los golpes y los tirones locos de los potros recién agarrados; y el del pulpero, discreto, por las muchas confidencias que ha de oír, rodeado, como está siempre, de tantos caballos, venidos de todas partes, de la estancia y del puesto: flacos y gordos, parejeros ricamente aperados, o mancarrones que con sólo un cuerito en el lomo, rumian tristes monólogos, durante las largas horas de fastidiosa espera, al sol, a la lluvia, al frío.
Este es un tema vital, invito a que lo estudiemos, casi nadie estudia estos temas porque a nosotros nos malformaron, a la mayoría, y nos enseñaron una geografía muerta, fastidiosa, donde había que aprenderse la longitud de los ríos, la profundidad de los ríos, la altura de las montañas, cuáles son los principales picos de la Sierra de Mérida, los principales picos de la Cordillera Central, etcétera; cuáles son las zonas lluviosas, tropicales y una serie de términos que uno tenía que hacer fichas para aprendérselos.
Se llamaba la ópera Filena; era una larguísima égloga, extremadamente fastidiosa, falsa, absurda, pero tan del gusto predominante en la corte pontificia, que la fama de Orazio Formi llegó a las nubes, y Brunetti, si no de la gloria, participó de los beneficios contantes y sonantes.
¡Oh si hubiese sido a mí!) -No -repliqué yo-; ninguna. -Es muy fastidiosa -añadió haciendo un gestito-. Yo no sé en qué ha estado pensando papá para traerme de compañera a una persona tan insoportable.
-Es muy duro que porque no tengamos madre nos veamos obligados a arrastrar a una mujer vieja, fastidiosa, antipática, como miss Murdstone, tras de nosotros, ¿no es verdad, Jip?