fecundar


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para fecundar

Sinónimos para fecundar

Ejemplos ?
El crimen crea la desconfianza, y la desconfianza, engendrando la miseria, provoca al crimen. El capital no viene a fecundar el suelo porque no hay seguridad, y la seguridad falta porque el capital falta".
Sois como las aguas de una lagunilla, siempre encerrada entre las piedras de sus orillas inmutables, sin las mareas del Titicaca inmenso, sin el soberbio empuje del Urupamapa y del Apurímaj, que huyen espumosos y resonantes de sus lugares nativos y penetrando en los Antis montañosos van a fecundar magnánimos las extremidades del mundo.
Yo siempre sabré amarla, porque el puro cariño con que la idolatraba desde niño y que ella fecundar supo amorosa al triste resplandor de sus miradas, siendo mi propia esencia, es el foco vital de mi existencia; y si el soplo glacial del cano tiempo apaga su carrera, trocando en fría calma, los torpes incentivos de la materia inerte; triunfan de los años y la muerte las pasiones que brotan en el alma.
Un maestro en vez de una madre; los camaradas en vez de los hermanos; el pasante ceñudo que venía a despertarnos cuando estábamos acostumbrados a que nos despertara nuestra abuela; el régimen disciplinario sustituyendo a la libertad campestre, la ciudad indiferente en lugar del pueblo, tan conocido y tan amado como la propia familia; la oración murmurada como una consigna de cuartel, y no aquella salve dicha a la luz del amanecer, al toque de la campana que saludaba al alba, entre el coro de las alondras y el grito agudo de los gallos, mezclados con el rumor de los instrumentos de la labranza que iban a fecundar los campos, y el despertar de toda la muchachería que cantaba en competencia con las aves, exhuberantes de vida y embriagados de luz.
Ante la magnitud de este crimen, de esta fatalidad sin reparo, consumado en la época del trabajo, de la independencia y de las múltiples conquistas del espíritu humano, cuando hombres y capitales afluían de todas partes a poblar y fecundar el país, sus causantes son más que reos de lesa patria: son todo y no son nada, porque en presencia de la enormidad del agravio, sus responsabilidades son un sarcasmo, sus protestas de regeneración una blasfemia, y el progreso de que blasonan una iniquidad.
Sólo nuestros abuelos AZTECAS-MESHICAS-TENOCHCAS, que así se les llamaba según la fase por la que atravesaba su peregrinación: Al iniciar, AZTECAS; al caminar, MESHICAS; al llegar, TENOCHCAS, habían comprendido, junto con los hermanitos de TEZCOCO, la necesidad de reunir, darle vida y fecundar aquello que corría el riesgo de perderse y que constituía una herencia maravillosa de saberes.
No trataré tampoco de la retirada a tiempo, por los perjuicios que a la larga puede ocasionar en el hombre, y, además, porque tal procedimiento no satisface tampoco la voluptuosidad. Sin embargo, vale más retirar a tiempo que fecundar a una mujer no hallándose en condiciones para resistir un embarazo.
Doblemente es preciso, porque antes de encontrar la naturaleza hay que encontrar a los hombres; antes de herir y fecundar la realidad sombría hay que herir y fecundar los cerebros entenebrecidos de nuestros hermanos los brutales, de nuestros hermanos los supersticiosos, de nuestros hermanos malvados y débiles.
Su vida es corta, muy corta, luce un instante sus galas y derrama en los espacios el aroma de su alma. Pero su destino es grande, aunque se oculte ignorada: ¡fecundar con sus virtudes de la familia la planta!
Brota en el cielo del amor la fuente, que a fecundar el universo mana, y en la tierra su límpida corriente sus márgenes con flores engalana; mas, ¡ay!, huid; el corazón ardiente que el agua clara por beber se afana, lágrimas verterá de duelo eterno, que su raudal lo envenenó el infierno.
A principios del siglo XIX los partidarios del preformacionismo se dividían en dos grandes grupos: aquellos que defendían que el animal preformado se encontraba en el esperma (animaculismo) y aquellos que lo situaban en el óvulo sin fecundar (ovismo).
Estas higueras suelen utilizarse para fecundar a las higueras femeninas de la variedad esmirna, cultivadas en el Norte de África y Oriente Medio y conocidas en California (EE.UU.) con el nombre de calymirna.