fenecer

(redireccionado de feneció)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para fenecer

morir

Sinónimos

acabarse

Sinónimos

Sinónimos para fenecer

acabar

Ejemplos ?
De los tiempos de los profetas, cuyos vaticinios tenemos por escrito, quienes dijeron muchas cosas sobre la vocación de los gentiles al tiempo que comenzó el reino de los romanos y feneció el de los asirios CAPITULO XXVIII.
Cómo Roma fue fundada en el tiempo que feneció el reino de los asirios, reinando Ecequías en Judea Por no detenerme demasiado, diré que se fundó la ciudad de Roma como otra segunda Babilonia, y como una hija de la primera Babilonia, por medio de la cual fue Dios servido conquistar todo el ámbito de la tierra, y ponerle en paz, reduciéndole todo bajo el gobierno de una sola república y bajo unas mismas leyes.
De los tiempos de los profetas, cuyos vaticinios tenemos por escrito, quienes dijeron muchas cosas sobre la vocación de los gentiles al tiempo que comenzó el reino de los romanos y feneció el de los asirios Para que podamos notar sin equivocación los tiempos, retrocederemos algún tanto.
No obstante, los británicos a cargo de la rama científica del OMGUS liderados por Howard Percy Robertson presionaron para que la sociedad científica alemana prevaleciera como fuente del saber humano convenciendo a los americanos de replantear el cierre de los KWI; la razón prevaleció; pero la sociedad como tal feneció definitivamente el 11 de julio de 1945 acordando los americanos a reconsiderar la medida un año más tarde.
A esta siguieron Aura (1862), que vino al mundo en el mismo año que feneció la madre de Rosalía; los mellizos Gala y Ovidio (1871); Amara (1873); Adriano Honorato (1875), que falleció a los diecinueve meses al precipitarse desde una mesa, y Valentina (1877), que nació muerta.
Leganés feneció, no como lo envidió Montecúculi á Turena, en el lecho del honor; murió en su casa y en su cama, de Presidente del Consejo de Flandes, en 16 de febrero de 1655; pero vivió y acabó con la general reputación de insigne Capitán y Soldado: y este renombre, con que honráron su memoria los Tercios Españoles en lo restante de aquel siglo, quedó como vinculado en su título é ilustrísima Casa.
Dice la historia que en el simulacro de juicio que se inició y feneció en un día para asesinar a Atahualpa, tuvo éste muchos que abogaron por su vida; y es opinión uniforme que a haber estado presente en Cajamarca el ilustre Hernando de Soto, no se habría manchado la conquista con tan inicuo como estéril crimen.
La escritura refiere de distinto modo las generaciones de Caín y de Seth Es digno de advertir cómo en la serie de las generaciones desde Caín, que refiere la Escritura, habiendo contado antes de los demás sucesores a Enoch, que dio nombre a la ciudad fundada por Caín, continuaron los demás, hasta que aquel linaje y toda la estirpe se acabó y feneció con el Diluvio; pero después de haber enumerado a Enos, hijo de Seth, sin proseguir con los demás hasta el Diluvio, interpone un párrafo y dice; «Este es el libro de la generación de los hombres; el día que crió Dios al hombre le crió a su imagen y semejanza.
Cuelga a tus hombros la dorada aljaba, vuelve a empuñar el arco omnipotente. No cual ciego imaginas tu imperio feneció. La vista torna: mis ninfas peregrinas tus leyes obedecen, y a las agudas puntas de tus flechas el inocente corazón ofrecen.
Respóndese que hasta el Diluvio, en que feneció y se consumió todo el linaje de la ciudad terrena; aunque se restableció después en los hijos de Noé, dado, que no podrá faltar esta ciudad terrena y congregación de hombres que viven según el hombre hasta el fin del siglo, sobre el cual dice el Señor: «Los lujos de este siglo engendran y son engendrados.» Pero a la Ciudad de Dios que peregrina en este mundo, la regeneración la conduce a otro siglo cuyos hijos ni procrean ni son procreados.
¡Y el que nació con mal sino de la vida en los imbiones, cardos y tribulaciones sólo hallará en su camino! Tan luego que feneció la que me sirvió de guía: y güérfana la prenda mía desamparada se vio, al mundo se abandonó.
Pero Jesús le dijo: No volverás sano y salvo del camino que haces. Y en seguida el niño feneció. Y los padres del muerto, que habían visto lo que pasara, dieron gritos, diciendo: ¿Dónde ha nacido ese niño?