fenicio

(redireccionado de fenicios)
También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con fenicios: cartagineses
  • sustantivo

Sinónimos para fenicio

sidonio

Sinónimos

Ejemplos ?
Celtas, fenicios, romanos, godos, los mismos árabes, de que parece usted tan prendado, fueron poco más que oleadas, tempestuosas si se quiere, pero oleadas al fin, que influyeron muy poco en la base sub-histórica, en el pueblo que calla, ora, trabaja y muere.
Está demostrado que este pequeño pueblo no pudo tener anales hasta que tuvo un gobierno estable; que no tuvo este gobierno hasta el tiempo de sus reyes; y que su jerga no se formó sino con el tiempo de una mezcla de fenicio y de árabe. Hay pruebas incontestables de que los Fenicios cultivaron las letras mucho tiempo antes que ellos.
No se imagina lo que vamos a enseñarle. Monumentos fenicios, celtas, romanos, árabes, bizantinos, lo verá usted todo, desde el cedro hasta el hisopo.
Fueron primero los vascos, de raza muy antiguamente noble también, pero más práctica, como de invasores comerciales y colonizadores que siempre fueron sus probables antepasados los fenicios; raza algo entorpecida asimismo por la secular necesidad de un trabajo arduo entre las ásperas y rudas montañas de los Pirineos, pero lista para dejar pronto caer al fondo del crisol su rugosa cáscara y mezclar en la masa así mejorada sus hábitos de trabajo, con su sangre sana y sus fuertes músculos; y también acudieron en gran número los gallegos, de ingenua y pedante materialidad, pero de honradez intachable, aunque algo fácil de diluir al contacto de la viveza indígena.
Las crónicas nos hablan de la invasión de los iberos, de los celtas, de los fenicios, de los romanos, de los godos, de los árabes, etc., y esto nos hace creer que se ha formado aquí una mescolanza de pueblos diversos, cuando estoy persuadido de que todos esos elementos advenedizos representan junto al fondo primitivo, prehistórico, una proporción mucho menor de lo que nos figuramos, débiles capas de aluvión sobre densa roca viva.
Deducía Poldy de cuanto va dicho, que los verdaderos nobles del día, son los europeos, y muy singularmente los alemanes, porque ejercen con los adelantos y mejoras de nuestro siglo, todas las antiguas artes de la paz y de la guerra, por donde se señalaron y dominaron el mundo asirios y babilonios, medos y persas, egipcios, fenicios y cartagineses, y griegos y romanos, cuyas glorias todas, excelencias y privilegios se hallan hoy, según Poldy, en resumen, cifra y compendio, en sus egregios compatriotas, y por consiguiente en ella también.
Entretanto los Fenicios, que era un pueblo establecido en las costas desde tiempo inmemorial, se alarmaron de las depredaciones y de las crueldades de los recienvenidos, y los castigaron frecuentemente: los príncipes vecinos se reunieron contra ellos; y fueron reducidos a la esclavitud siete veces en el espacio de mas de doscientos años.
Era Dido esposa de Siqueo, el más rico señor de tierras entre los Fenicios, y a quien profesaba la infeliz grande amor; 345 virgen se la había dado su padre al unirla con él bajo felices auspicios; pero, como reinase en Tiro su hermano Pigmalión, el más perverso de los hombres, suscitose entre ellos un odio terrible, y el impío Pigmalión, ciego con el amor del oro, 350 asesinó al desprevenido Siqueo delante de los altares, despreciando el dolor de su amante hermana.
Se afirma que la cultura de los Mayas, de los fenicios, babilonios, etc., no nació entre ellos, no fue el producto de su evolución, sino que advino de civilizaciones superiores extraterrestres.
Se comenta que hace unos cinco mil años, aproximadamente, los cosmonautas venusianos llegaron hasta la Península de Yucatán e hicieron despuntar la Civilización Maya en Méjico. El mismo fenómeno se –afirma-, se produjo entre los Incas del Perú, los asirios, babilonios, fenicios y los persas.
45 Y no hay demora, a los fenicios, ya si para ella las armas preparaban ya si la huida, ya si el mismo temor les prohibía ambas cosas, ocupa: a éstos de un mordisco, de largos abrazos a aquéllos, a éstos mata con el aflato de su funesto –de su podre– veneno.
El mar Mediterráneo ha sido un mar clave para la Historia. Fenicios y romanos navegaron por él junto a los griegos, quienes sobrepasaron los límites del mismo a través del estrecho de Gibraltar hace unos tres mil años aproximadamente.